Martes, 29 de Abril de 2008

Sarkozy dice a los empresarios que tienen mucho que ganar en la Unión para el Mediterráneo

EFE ·29/04/2008 - 09:41h

EFE - El presidente francés, Nicolás Sarkozy (i), es recibido por su homólogo de Túnez, Zine el Abidín Ben Alí, a su llegada al aeropuerto de Túnez, el lunes 28 de abril. Sarkozy inició ayer una visita de Estado de tres días a Túnez.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, se dirigió hoy a un grupo de empresarios tunecinos y franceses, animándoles a sostener su proyecto mediterráneo "porque tienen mucho que ganar y hasta rivalizar con la pujante Asia".

En el segundo día de su estancia en Túnez, el mandatario galo pronunció un discurso ante un seminario de medio millar de empresarios franceses y tunecinos, reunidos en un hotel de la periferia de la capital de Túnez.

Hizo constar ante ellos que la Unión para el Mediterráneo, de su paternidad, que debe emerger de las pilas bautismales el 13 de julio, en una cumbre de jefes de Estado en París, "va a ser una nueva asociación entre ganadores, capaz de rivalizar con Asia".

En el continente asiático, prosiguió, sus países se complementan e integran, "y el drama de los países mediterráneos es que van por una senda muy distinta, oponiéndose y excluyéndose entre ellos".

A ese respecto, precisó entre aplausos de los asistentes que tiene el firme convencimiento de que si África en general, y el norte del continente en particular se desarrollan "podremos creer un modelo que triunfará en el mundo entero".

"No tenemos que oponernos los unos contra los otros, sino unirnos. Existe (en África) una mano de obra que puede ser formada con inteligencia y la ayuda de Europa, y a ello debemos llegar", subrayó.

Haciendo referencia al compromiso de su país de ayudar a las naciones emergentes, como Túnez, de dotarse de una industria nuclear para fines civiles, Sarkozy reiteró que "la energía nuclear es la energía del futuro y Francia dispone de una tecnología que es una de las más seguras y mejores del mundo".

A renglón seguido minimizó las críticas que ha suscitado su oferta de centrales nucleares a países en vías de desarrollo por el temor de que puedan ser utilizadas para fines militares, afirmando que "me importan poco esas polémicas".

En el marco de la visita de Estado de Sarkozy, se formalizó la venta de trece aviones "Airbus" a la compañía civil tunecina de aviación, con una opción para otros tres, por un valor de unos mil millones de dólares.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad