Martes, 29 de Abril de 2008

El ADN confirma que el 'monstruo de Amstetten' es el padre de los seis niños

Los investigadores afirman que no se puede demostrar por el momento su complicidad. Hoy se ha sabido que 'el monstruo' escogía a los niños que subían a la planta de arriba en función de su salud o su comportamiento

GUILLEM SANS MORA ·29/04/2008 - 15:45h

 

Los análisis genéticos han aportado "la prueba decisiva" de la horrible sospecha: el ingeniero eléctrico Josef Fritzl, de 73 años, engendró seis niños con su propia hija Elisabeth, además de un séptimo que murió al poco de nacer y cuyo cadáver quemó en la caldera de la calefacción. Así lo confirmó ayer en una multitudinaria rueda de prensa en Amstetten el director de la Oficina de Investigación Criminal de Baja Austria, Franz Polzer. "Los seis niños de Elisabeth Fritzl nacidos en cautiverio son hijos de Josef Fritzl, como habíamos supuesto", declaró.

Los exámenes de ADN han podido probar otro extremo importante: las cartas en las que Elisabeth pedía supuestamente de vez en cuando que no intentaran buscarla y que se ocuparan de sus bebés fueron escritas bajo coacción. Los restos de saliva de la solapa y el sello de la penúltima misiva son de Josef Fritzl, reveló Polzer.

El monstruo de Amstetten "no ahorró esfuerzos para ocultar sus crímenes" y logró mantener durante 24 años "una doble vida". Para vecinos, familiares y autoridades, el jubilado llevaba un existencia normal en la planta baja con su esposa y tres de los niños, supuestamente abandonados a la puerta de la casa en sucesivas ocasiones. Al mismo tiempo, en el sótano violaba regularmente a Elisabeth y mantenía encerrados a los otros tres. La policía investiga si hay alguna otra mazmorra en el resto de propiedades de Fritzl. "Pero a pesar de su vitalidad, parece dudoso que pudiera mantener varios sótanos al mismo tiempo", señaló Polzer

Paciencia con la investigación

Los investigadores pidieron paciencia a la opinión pública. "No sabemos aún en qué circunstancias se produjeron los partos en el sótano. Vamos paso a paso. Estamos hablando de 24 años, necesitamos tiempo para averiguar todo lo sucedido", explicó. A la pregunta de por qué decidió que tres de los niños permanecieran encerrados en el sótano sin ver la luz del día mientras los otros tres vivían arriba con sus abuelos, Fritzl respondió en su confesión que Stefan, Felix y Kerstin "lloraban demasiado", según el diario de Viena Kronen Zeitung. Monika, Lisa y Alexander vivían arriba a cargo de sus abuelos, iban a la escuela y sacaban buenas notas. Tras el reencuentro familiar, Monika ha dicho que quiere volver al colegio.

No ha dicho una palabra desde que entró en prisión 

Kerstin, de 19 años, sigue en la unidad de cuidados intensivos del hospital de Amstetten. Su estado es "relativamente bueno", señaló en la rueda de prensa el director del centro, Berthold Kepplinger. Los demás, incluida la esposa de Fritzl, reciben la atención de un numeroso grupo de psiquiatras, psicólogos y neurólogos en otra clínica

Josef Fritzl está desde ayer entre rejas. Una juez de St. Pölten, capital de Baja Austria, autorizó su ingreso en prisión provisional, informó el fiscal jefe, Gerhard Seladcek. El detenido puede recurrir, pero "no ha hecho ninguna declaración" desde su ingreso en la penitenciaría. La fiscalía prepara la acusación. El proceso podría durar varios meses, estimó Sedlacek

No fue condenado por abusos

El regidor del distrito de Amstetten, Hans-Heinz Lenze, inisitió en que en los 24 años de cautiverio de Elisabeth "no hubo posibilidad de albergar sospechas" sobre lo que sucedía en la casa. Ni las autoridades ni la esposa de Fritzl, Rosemarie, pudieron adivinar nada. Lenze descartó que se pueda imputar a Rosemarie como cómplice. "Un crimen semejante era sencillamente inimaginable hasta pocos días antes de la detención", insistió

No está claro que Elisabeth hubiera escapado en alguna ocasión 

El regidor desmintió que Elisabeth hubiera logrado escapar temporalmente en alguna ocasión, como han asegurado varios periódicos. "Eso no está documentado", subrayó, como tampoco la información de que Fritzl hubiera sido condenado por una violación en la década de los setenta. Lenze se disculpó por haber afirmado en días pasados en televisión que Fritzl quemó una de sus propiedades para cobrar el seguro. "Se trataba de un rumor", explicó.

Noticias Relacionadas