Martes, 29 de Abril de 2008

Raúl Castro acaba la "provisionalidad" y activa la maquinaria del Partido

EFE ·29/04/2008 - 10:02h

EFE - Castro indicó que las condenas han sido sustituidas por penas de cadena perpetua o de 30 años.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, ha activado la maquinaria del Partido Comunista para que su máximo órgano, el Congreso, se reúna tras doce años y encabece el final del periodo de "provisionalidad" en que se sumergió el país con la enfermedad de Fidel Castro, en julio de 2006.

Tras meses de especulaciones y con la idea de que solo el Partido Comunista de Cuba (PCC) es "digno heredero" de Fidel Castro, de 81 años, según ha repetido hasta la saciedad su hermano menor, de 76, la fecha para el Congreso ya está fijada.

Será a "finales" de 2009, anunció anoche Raúl Castro, segundo secretario del Partido -el primero todavía es Fidel, aunque delegó el cargo hace 21 meses-, en un sorpresivo Pleno del Comité Central del PCC realizado este lunes, el primero al que no asistió el líder revolucionario.

La televisión cubana transmitió la intervención íntegra con que Raúl Castro dejó consagrado, además, la fusión del Gobierno y el Partido, al anunciar la creación de una comisión del Buró Político -órgano de dirección- para "hacer más operativa y funcional la toma de decisiones, y al mismo tiempo permitir una evaluación colectiva de los asuntos".

Los integrantes son los mismos de la cúpula del Consejo de Estado: además de Raúl Castro, el primer vicepresidente, José Machado Ventura, y los vicepresidentes Juan Almeida, Abelardo Colomé Ibarra, Carlos Lage Dávila, Esteban Lazo Hernández y Julio Casas.

Será el primer órgano de dirección del PCC -desde su creación en 1965- en el que no estará Fidel Castro.

En el sexto pleno del Comité Central -el anterior tuvo lugar semanas antes de que el ex presidente enfermara- se eligió también a tres nuevos miembros para el Buró Político.

El comandante de la revolución y ministro de Informática, Ramiro Valdés, regresa al órgano tras 22 años, y se incorporan un peso pesado de las Fuerzas Armadas, el general Alvaro López Miera, y el secretario del sindicato único, Salvador Valdés.

Aparte de conmutar penas de muerte a varios reclusos comunes, de colocar al frente del sistema educativo al vicepresidente José Ramón Fernández, y de la andanada de rigor contra Estados Unidos, Raúl Castro dejó claro la transcendencia de la reunión.

"Los acuerdos que hemos acordado dan fin a la etapa de provisionalidad iniciada el 31 de julio de 2006 con la proclama del comandante en jefe, hasta el mensaje en que nos expresó su propósito de ser solo un soldado de las ideas" (el pasado 19 de febrero), dijo el presidente en su primera comparecencia oficial desde que asumió la Presidencia el pasado 24 de febrero.

En sus dos primeros meses como presidente titular, el general Castro ha aplicado una serie de reformas económicas y administrativas, como la liberalización de la venta de teléfonos celulares y computadoras, y aumentos de pensiones y sueldos.

También ha promovido la reestructuración del sector agrícola y levantó la restricción para que los cubanos entren en los hoteles, pero todo ello en silencio.

El congreso del PCC en 2009, adelantó, "constituirá una magnífica oportunidad para meditar colectivamente acerca de las experiencias de estos años de revolución en el poder y un momento importante para conformar con proyección de futuro la política del partido en los diferentes ámbitos de nuestra sociedad".

Fiel al perfil que ha ido labrando en casi dos años de mandato -19 meses como interino y 2 de titular , dijo que "si se ha trabajado fuerte en estos últimos meses, habrá que hacerlo mucho más en los que están por delante".

Raúl Castro señaló que los acuerdos del lunes constituyen un importante paso para "afianzar el papel del Partido como vanguardia organizada de la nación cubana, que nos situará en mejores condiciones para afrontar los retos del futuro".