Lunes, 28 de Abril de 2008

El Gobierno se niega a aplazar la ley de contratos

Las empresas temen que frene el ritmo de obras públicas y el Ministerio de Fomento lo rechaza

SUSANA R. ARENES ·28/04/2008 - 22:14h

El Gobierno ha dicho no a las constructoras. Rechaza retrasar la entrada en vigor de la nueva ley de contratos del sector público, que se aplicará desde mañana y que obliga a cambiar los documentos tipo de todos los concursos, tanto de obras como de servicios, de la administración pública. Fuentes del Ministerio de Fomento aseguran que en "menos de un mes" esos documentos (los llamados pliegos de condiciones) estarán adaptados y que "no se frenarán las licitaciones". El cambio llega en un momento en el que la obra pública se presenta como uno de los remedios para compensar el parón en la construcción de pisos.

Las modificaciones que exige la ley vienen impuestas por la aplicación de una directiva europea. "Ya se han hecho los trámites" para que los pliegos reflejen "estas variaciones puntuales, ni una más", aseguran fuentes de Fomento.Este rechazo a aplazar la entrada en vigor de la nueva norma, aprobada el pasado 30 de octubre, que afecta de lleno a los concursos de obra pública ha caído como un jarro de agua fría entre las constructoras, que pedían que no se aplicara hasta enero. Las empresas temen que el cambio de los pliegos lleve más tiempo del que dice Fomento y pueda frenar el ritmo de obras con su consiguiente impacto en la creación de empleo, señalan fuentes del sector.

Como aspecto importante, algunas constructoras señalan la necesidad de que "no se reduzcan los fondos de origen presupuestario para obra pública".

El último cambio de pliegos en Fomento tardó más de un año. Ahora, el Ministerio de Economía y Hacienda ha enviado a Fomento un listado con los cambios necesarios. Algunos de ellos sólo consisten en añadir datos, como codificar el objeto del contrato o indicar si se ha financiado con fondos europeos, pero otros pueden conllevar más trámites, incluso técnicos, como indicar los criterios de adjudicación y también de rechazo de las ofertas temerarias.

Si el Gobierno quiere aumentar la obra pública, tendrá que "ampliar el stock de proyectos", señalan fuentes de las constructoras. Redactar el proyecto de un tramo de carretera o de AVE es el paso previo necesario para poder sacar a concurso las obras. Entre los proyectos que prepara Fomento figuran contratos del AVE Madrid-Galicia y del corredor Cantábrico-Mediterráneo, de Zaragoza a Tudela (Navarra). En carreteras, ya hay concursos para redactar el proyecto de tramos de la Autovía del Nordeste que uniría la A-2 con Francia, de la A-57 en Pontevedra, la A-65 de Benavente (Zamora) a Palencia o la A-73, de Burgos a Aguilar de Campoo (Cantabria).