Martes, 29 de Abril de 2008

El jefe de la misión en Líbano pide blindados a la ministra

Chacón completa en Oriente Medio y Sarajevo su ronda de visitas a las tropas

LUIS CALVO ·29/04/2008 - 07:30h

EFE - La visita sorpresa de la ministra de Defensa, Carme Chacón, a Líbano sucede a la que realizó a Afganistán nada más tomar posesión de su cargo.

Lo prometió en su toma de posesión. Hoy, quince días después, tacha de la lista el primero de sus objetivos. Poco más de dos semanas después de tomar posesión, la ministra de Defensa, Carme Chacón, embarazada casi de ocho meses, concluirá en Sarajevo la ronda de visitas que se había propuesto al ocupar el cargo.

Comenzó acallando críticas con un viaje relámpago a Afganistán y siguió ayer en el Líbano. Unida a los dos primeros viajes, la visita hoy a las tropas de Sarajevo completa un cursillo acelerado que le ha llevado a tres de las cuatro misiones exteriores con participación española. La ministra aprovechará la estancia en Sarajevo para entrevistarse con una delegación de la cuarta, Kosovo.

Fuentes del Ministerio aseguran que este encuentro tacha también de la lista este último escenario de operaciones y creen muy poco probable que Chacón se desplace antes del parto, en junio, hasta la Base España, en Istok. Sin pisar Kosovo, consideran, la ministra ha cumplido. La razón, mantienen, es de tiempo. Descartan, por tanto, que la independencia unilateral del territorio, a la que España se opone, haya influido en la decisión.

Una visita medida

Ayer, como en su primera salida, nada se salió del guión. Ni la compañía: el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Félix Sanz, y los asesores más cercanos de la ministra, además del equipo médico, ginecólogo incluido, ni los tiempos. Chacón llegó al aeropuerto de Beirut pasadas las siete y media de la mañana. Desde allí, un Cougar del Ejército de Tierra la acercó a la base Miguel de Cervantes, al sur del país, donde 1.100 soldados españoles cumplen sus funciones bajo el paraguas de la ONU. El hasta ahora extraño “a sus órdenes, señora ministra” volvió a oírse una y otra vez.

Los propios militares españoles destacaban su trabajo en el convulsionado país. Desde septiembre de 2006, tras la incursión militar israelí, garantizan la seguridad en colaboración con las Fuerzas Armadas libanesas. Hacía treinta años que éstas no patrullaban el sur del río Litani, donde opera la misión de la ONU. En un terreno de extrema inestabilidad, destacaron fuentes del contingente, hace más de dos meses que no se produce ningún foco importante de violencia.  

Chacón se entrevistó en privado con el general de División Claudio Graciano, jefe de la misión de la ONU en Líbano. Poco después, durante el recorrido por las instalaciones, las conversaciones dejaban entrever parte de la reunión. Mientras observaban un BMR (el blindado en el que murieron tras un ataque seis soldados hace diez meses), el general García Sánchez, jefe del Sector Este bajo mando español, le comentó a la ministra: “Como le ha dicho el general, necesitamos vehículos nuevos... Los pilla una mina y los revienta”. Inmediatamente, matizó: “Son unos vehículos magníficos, pero tienen ya muchos años”.

Al lado de la ministra, el JEMAD confirmó: “Los primeros tienen treinta años, de cuando yo era capitán. Eso sí, se les ha renovado blindaje y motor”. Y precisó: “Aguantan mejor una mina que los Pizarro”.

En este sentido, fuentes del Ministerio confirmaron que se han adquirido nuevos vehículos de escuadra, con capacidad para cuatro hombres, y de pelotón, para diez, que se desplegarán a partir agosto en Afganistán y el resto de misiones. Apuntaron además que se está desarrollando un nuevo vehículo que sustituirá pronto a todos los blindados medios.

Fue lo único que no parecía medido. Todo lo demás transcurrió según lo previsto. El objetivo del viaje estaba claro: la mejor noticia era que no hubiera noticia. La ministra no quiso atender a los periodistas que cubrían el acto. En 15 días desde la toma de posesión y después de dos viajes, aún no ha comparecido en rueda de prensa. Sólo la cara de cansancio de Chacón y el paisaje hacían pensar que había recorrido más de 3.000 kilómetros y que la base estaba fuera de España.

Todo parecía calcado al viaje anterior: revista, honores, homenaje a los caídos… incluso el discurso de Chacón ante la tropa reproducía párrafos casi idénticos al pronunciado diez días antes en Afganistán. Las pocas frases que parecían creadas para la ocasión tampoco desentonaban: “Sois la bandera de la generosidad y la entrega”.

Para el niño, una cabra

Entre los soldados, se palpaba la misma satisfacción que en la visita a Afganistán. De la polémica sobre su embarazo y su procedencia catalana, nada. “Lo importante es que mande. Sea mujer o hombre, vieja o joven, embarazada o no… Da igual, pero que mande y haga su trabajo”, comentaba un soldado antes del brindis. ¿Lo hace? “En estos quince días, nadie se lo puede negar”, respondió seguro. Un detalle del contingente español, formado en un 70% por legionarios, rompió la rutina. Le regalaron a la ministra un babero y un peluche, una pequeña cabra de la Legión, para su futuro hijo.

Poco después de comer, de nuevo helicóptero y avión. La ministra viajó por la tarde hasta Sarajevo, donde hoy visitará las tropas de EUFOR. Antes de las 16.00, volverá a Madrid para acudir al Congreso. Allí su voto completará la mayoría socialista para aprobar las primeras dos medidas del Gobierno: el minitrasvase a Barcelona y el paquete de iniciativas económicas para paliar la desaceleración.

 

EL DESPLIEGUE ESPAÑOL
Del volcán israelí a la ex-Yugoslavia

Las tropas en Líbano: más de un millar de efectivos // 1.100 españoles, 78 de ellos mujeres, cumplen en Líbano la misión de la ONU para asegurar la paz en la frontera israelí. Toda la misión está bajo mando de un español, el general Claudio Graciano. La zona Este, liderada por España, cubre 359 kilómetros cuadrados. Allí, junto a los españoles, tropas de India, Malasia, Nepal, y Polonia, además de un hospital chino, completan el contingente.

La misión en Bosnia: el mayor contribuyente // De los 258 soldados españoles integrados en la EUFOR en Bosnia-Herzegovina, 220 se encuentran en Sarajevo. España es el mayor contribuyente de los 30 países que mantienen la misión. Además, otros 58 soldados están presentes fuera de la fuerza multinacional. La de Bosnia-Herzegovina es probablemente la misión que antes se repliegue. Fuentes militares no creen que tarde más de dos años en volver.

 

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad