Domingo, 27 de Abril de 2008

Asad dice que no busca la bomba atómica, pero advierte contra un posible ataque contra Irán

EFE ·27/04/2008 - 22:35h

EFE - El presidente de Siria Bashar Asad y su esposa Asma Assad visitan el orfanato cristiano de Saint Takla en Maaloula, norte de Damasco, durante la celebración de la Pascua de Resurección ortodoxa.

El presidente sirio, Bashar al Asad, afirmó que su país no busca poseer la bomba atómica, y negó una vez más que su país esté construyendo una instalación nuclear de forma clandestina.

Asad, en una entrevista al diario qatarí Al Watan, difundida hoy en la página web del periódico, advirtió por otro lado contra un eventual ataque contra Irán, aliado de Damasco, ya que "sería muy peligroso y (los países de Oriente Medio) pagaremos el precio durante décadas, y probablemente un siglo".

El gobernante sirio se refirió sobre todo a las acusaciones de EEUU contra Damasco de estar construyendo un reactor nuclear con la ayuda de Corea del Norte, y consideró que tienen como objetivo "buscar un pretexto" para justificar el ataque israelí de septiembre pasado contra el territorio sirio.

EEUU ha afirmado que tiene varias pruebas, entre ellas un vídeo, que demuestra que Siria construía un reactor nuclear con fines militares y con la ayuda de Corea del Norte.

"Es ilógico. (los israelíes) bombardearon una instalación militar en construcción (..) allí no había nadie, no había nada", dijo Asad en la entrevista, difundida hoy también en la página web del diario sirio Al Zaura.

"¿Es razonable que exista una instalación nuclear sin protección o antiaéreos? .. ¿una instalación nuclear en medio del desierto sirio y en un lugar abierto?", se preguntó el gobernante sirio, cuyo país se adhirió en 1970 al Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP).

De todos modos, Al Asad subrayó que los sirios "responderemos" al ataque israelí, pero "no bomba por bomba o misil por misil, ni bala por bala (..) tenemos otros métodos para responder".

Al mismo tiempo, dijo que Damasco no busca la guerra con Israel.

"Si uno tiene una puerta abierta para la paz no debe dirigirse hacia la guerra, pero tiene que hacer los preparativo para defenderse (..) psicológicamente, nos estamos preparando siempre".

Por otro lado, consideró que una guerra contra Irán por sus actividades nucleares tendrá consecuencias "muy peligrosas, que ningún país del mundo podría imaginar".

"Una guerra así tendría resultados que (los países de Oriente Medio) pagaríamos durante décadas, probablemente un siglo (..) serían muy peligrosas, y no sólo para los estados árabes del Golfo (Pérsico) y el estrecho de Ormuz", por donde sale un tercio de las necesidad de crudo del mundo, recalcó.

"Hemos visto la situación en Irak después de cinco años (de la invasión anglo-estadounidense). Los árabes pagaremos el precio si continúa la situación actual (..) y las consecuencias llegarían al Mediterráneo y probablemente al Atlántico (..) probablemente al Océano Pacífico islámico y a Europa en el futuro", añadió.

"¿Imagínate si tenemos (las crisis de) Irak y Palestina y, además, un problema en Irán?", preguntó.

Asad dejó claro, sin embargo, que su país, el único aliado árabe de Teherán, no enviará tropas a Irán para ayudar a ese país en caso de un ataque contra la República Islámica.

"Hemos apoyado a Irán durante su guerra contra Irak (1980-88) sin enviar un Ejército", recordó.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad