Domingo, 27 de Abril de 2008

Los socialdemócratas magiares gobernarán en minoría desde el 1 de mayo

EFE ·27/04/2008 - 18:13h

EFE - La ruptura de la coalición es fruto de una crisis que culminó a finales de marzo, cuando el primer ministro, el socialdemócrata Ferenc Gyurcsány, destituyó a la ministra de Sanidad, la liberal Ágnes Horváth (en la imagen).

Hungría, tras pasar por la crisis de gobierno más profunda de los últimos años, se prepara para un gobierno minoritario socialdemócrata, después de que hoy los liberales sancionaran su abandono del poder.

La asamblea de los liberales de la Alianza de Demócratas Libres (SZDSZ) ratificó hoy, con el apoyo de más del 80 por ciento de los delegados, la decisión de las dirección del partido de abandonar la coalición de Gobierno formada con los socialdemócratas (MSZP).

Con ello, los liberales abandonarán el gobierno el próximo día 30 y sus 20 representantes pasarán a formar parte de la oposición en el Parlamento.

El Gobierno queda por lo tanto reducido a los socialdemócratas que, liderados por Ferenc Gyurcsány, gobernarán en minoría, con 190 de los 386 escaños en el Parlamento.

Varios dirigentes socialdemócratas aseguraron que "lo antes posible" se nombrará a los sucesores de los ministros liberales salientes, el de Medio Ambiente y Aguas, el de Economía y el de Sanidad.

La crisis culminó a finales de marzo, cuando Gyurcsány destituyó a la ministra de Sanidad, la liberal Ágnes Horváth, responsable de las dolorosas reformas en el sistema de sanidad público de Hungría, medidas que en parte fueron anuladas mediante un referéndum celebrado el 9 de marzo pasado.

Después del anuncio de Gyurcsány los liberales habían decidido abandonar la coalición, algo que se concretó definitivamente hoy en la asamblea.

En todo caso, Gyurcsány podrá contar con el apoyo de los liberales, "siempre que las reformas sigan adelante", aseguraron dirigentes de la SZDSZ.

"Estamos interesados en un divorcio pacífico" y no en la caída del gabinete, dijo el presidente de los liberales, János Kóka, tras la reunión de la asamblea de su partido.

Los observadores esperan, no obstante, que las reformas iniciadas en 2006 para sanear las cuentas públicas "serán ablandadas", dado el deseo del MSZP de aumentar su popularidad.

No se espera de momento que se adelanten las elecciones legislativas previstas para 2010, ya que la popularidad de los socialdemócratas y liberales nunca ha sido tan baja.

Los sondeos más recientes apuntaban a que la oposición conservadora, dirigida por el partido Fidesz de Viktor Orbán, contaría actualmente con más de los dos tercios de los votos emitidos.

Por eso, los analistas han pronosticado una cooperación de liberales y socialdemócratas fuera de la coalición.

En recientes declaraciones a Efe, Péter Krekó, analista principal del instituto de investigaciones "Political Capital", opinó que la solución más probable es que después de un periodo de transición "no muy largo" se llegue a cambiar al primer ministro.

Kóka había condicionado una eventual permanencia de los liberales en la coalición a la dimisión de Gyurcsány, pero los socialdemócratas reiteraron el apoyo a su líder.

De todas formas, Krekó estimó que sólo un hecho de mucho peso, como la falta de apoyo parlamentario para aprobar el presupuesto de 2009 (que deberá votarse a fines de 2008), podría desencadenar elecciones anticipadas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad