Domingo, 27 de Abril de 2008

Expectación ante la llegada de los tripulantes del "Playa de Bakio"

EFE ·27/04/2008 - 10:28h

EFE - La fragata española Méndez Núñez escolta al barco atunero Playa de Bakio rumbo a las islas Seychelles, tras ser liberado por sus secuestradores en aguas de Somalia. El barco fue secuestrado el 20 de abril por un grupo de 10 piratas en aguas internacionales cerca las costas del país africano.

Los familiares de los 26 tripulantes del pesquero vasco "Playa de Bakio", que estuvo secuestrado durante siete días por piratas en las costas de Somalia, esperan con expectación la llegada de los marineros, mientras se mantiene la incógnita sobre si se pagó un rescate por su liberación.

Los tripulantes de este atunero vasco -trece españoles y trece africanos-, que navegan rumbo a las Islas Seychelles escoltados por la fragata "Méndez Núñez", se encuentran tranquilos y en perfecto estado, aunque un poco cansados y deseando volver a casa para reencontrarse con sus familiares.

Así lo han asegurado a EFE algunos tripulantes de este pesquero, que han dedicado la jornada de hoy a ponerse en contacto con sus angustiados parientes para tranquilizarles y contarles, aunque sin muchos detalles, lo ocurrido.

Tanto la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, como el portavoz del PSOE y ex ministro de Defensa, José Antonio Alonso, han eludido referirse al pago de un posible rescate a los piratas, como han hecho los familiares de los secuestrados.

"Me da igual lo que hayan pagado o dejado de pagar", ha asegurado Ainhize, hija del marinero del "Playa de Bakio" Juan Pedro Sesma, para añadir que eso es algo que no le importa y que lo único que le inquieta en estos momentos es que su padre se encuentre bien.

Ainhize ha confesado que ya se le ha quitado toda la angustia que tenía. "Ya hemos llorado todo lo que teníamos que llorar, ahora estamos llorando de felicidad", porque "estamos contentísimos", ha apostillado.

El barco, que prevé llegar a las Islas Seychelles en la madrugada del lunes al martes, fue asaltado el pasado 20 de abril por cuatro piratas cuando faenaba a 250 millas de la costa de Somalia, en aguas internacionales.

Tras su liberación, gracias a las tareas diplomáticas y sin que tuviera que intervenir la fragata, el primer oficial del pesquero, Ignacio Abal, ha comentado a EFE que el momento más crítico fue cuando los secuestradores estaban pendientes de huir del lugar.

Abal, que ha admitido sentirse más seguro al tener la fragata española al lado, ha recordado que ese momento, junto con el asalto inicial de los piratas, fue bastante tenso, porque tenían miedo de que la fragata española les atacara.

"Esperaron a que cayera el sol y ahí se fueron. En diez minutos o quince dimos avante el barco y ahora vamos rumbo a Seychelles acompañados de la fragata 'Méndez Núñez', que nos da tranquilidad, porque esto es un abismo de piratas", ha añadido en un tono muy relajado.

Los tripulantes coinciden en que el trato de los secuestradores fue, en líneas generales, bueno, si bien puntualizaron que había momentos en los que les amenazaban, y si no les obedecías "te hacían gestos de que te iban a cortar el cuello. "Estábamos a su voluntad, no se podía hacer otra cosa", ha agregado.

Para recibir a los tripulantes, el Gobierno enviará en las próximas horas a las Seychelles al secretario general del Mar, Juan Carlos Martín Fragueiro, que les acompañará, en nombre del Ejecutivo, en su regreso a España.

También podría acudir a ese recibimiento de la tripulación, aunque no está confirmado, la embajadora española en Etiopía, María del Carmen de la Peña, que ostenta la representación diplomática de España en las Seychelles.

Por otra parte, el portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, ha abogado por una acción internacional conjunta para paliar la piratería, a la vez que ha recordado que el Gobierno a través de las Naciones Unidas ha impulsado diferentes iniciativas para que se adopten medidas contra los asaltos piratas en el mar.

La consejera gallega de Pesca, Carmen Gallego, se ha expresado también en estos términos al señalar que "hace falta que muchos países unidos trabajen" por la seguridad en el mar, e insistir en que no sirve de nada que España se enfrente sola a un problema como éste.

Fuentes diplomáticas destacaron que Estados Unidos contribuyó a la liberación de los 26 tripulantes aportando al Gobierno español información sobre los movimientos del buque y de los piratas que mantenían retenidos a los pescadores.