Sábado, 26 de Abril de 2008

Los aficionados llenan la Plaza Mayor de Salamanca para pedir la continuidad del club

EFE ·26/04/2008 - 23:43h

EFE - Momento de la manifestación convocada esta tarde en la Plaza Mayor de la ciudad por las peñas y seguidores del UD Salamanca para protestar por la posible venta del primer equipo y pedir una solución a la grave crisis económica del club.

Los aficionados del Salamanca han llenado esta tarde la Plaza Mayor de la ciudad en una concentración que tenía por objeto pedir una solución a la grave crisis económica del club que podría dar al traste con la entidad al final de la presente temporada.

Entre ocho y diez mil personas, según algunas fuentes, se han dado cita en un acto en el que no han faltado los jugadores y el cuerpo técnico del primer equipo, que mañana podrían dejar solventada la permanencia deportiva en Segunda División.

También han acudido a la cita el presidente de la entidad, Juan José Pascual, y varios de los miembros del consejo de administración si bien lo han hecho a título personal y no como representantes de la entidad.

El presidente habló para los periodistas y aseguró que "soy el primero que no quiere que se venda la plaza" y explicó que la alta presencia de público sirve "para saber dónde estamos cada uno".

También estuvieron presentes varios ex presidentes de la entidad como Angel Mazas o José Luis Paniagua.

Durante el acto, organizado por la plataforma "Salvemos a la Unión", se ha dado lectura a las cartas enviadas por diversos clubes y personalidades del deporte que manifestaban su deseo de que el Salamanca no desaparezca.

Angel Huerta, capitán del equipo unionista durante la década más dorada del club, cuando el Salamanca estuvo en Primera División durante ocho campañas consecutivas, ha sido el encargado de leer el manifiesto de la concentración.

El Salamanca tiene un deuda que ronda los 25 millones de euros y parte de la misma se tiene que saldar a corto plazo por lo que la situación se ha vuelto insostenible si no se realiza algún ingreso importante en las próximas fechas.

La solución planteada por la directiva, y que cada vez parece cobrar más fuerza, es la venta de la plaza deportiva en Segunda División, lo que provocaría que el Salamanca jugaría el año que viene en Tercera División.

La intención del presidente es vender la plaza por una cantidad que eliminara los números rojos, al menos la parte de la deuda exigible a corto plazo puesto que otra cantidad está ahora mismos suspendida y podría llegar a eliminarse en los juzgados.