Sábado, 26 de Abril de 2008

Rodrigo Rato retoma los negocios familiares

En el último trimestre, se ha convertido en apoderado de tres sociedades. Aunque el objeto social es variopinto, la principal actividad reside en el negocio inmobiliario y el de la publicidad

BELÉN CARREÑO ·26/04/2008 - 20:56h

La estructura empresarial de los Rato. PULSAR PARA AMPLIAR

El ex director gerente del FMI, Rodrigo Rato, ha retomado con brío los negocios familiares. Su regreso a la empresa privada, de la mano primero del Banco de Inversión Lazard, y después de Santander y Criteria, corrió como la pólvora entre los medios de comunicación.

Sin embargo, su reubicación en la cúpula de las empresas de la familia Rato, que abandonó por incompatibilidades al ser nombrado vicepresidente con el Gobierno de Aznar, ha pasado desapercibida.

Según el Registro Mercantil, desde principios de año Rato ostenta la condición de apoderado en cuatro empresas (El Manantial de la Información, Explotaciones Carabaña, Arada y Rafi) y es el administrador único de una quinta, Rafi Tealsa.

En realidad ésta última es propiedad de la otra Rafi, de la que su ex mujer, Ángeles Alarcó, es a su vez administradora única. De las Rafis (creadas con el acrónimo de Rato-Figaredo) nunca se desligó, ni siquiera en su etapa en el FMI.

Además, la hija mayor de Rato, Ángeles de Rato, ya ha alcanzado la mayoría de edad y aparece como apoderada en Rodanman Gestión, sociedad que administra la ex mujer de Rato.

Las cinco empresas en las que figura Rato están domiciliadas en la quinta planta de un mismo edificio que alberga dos pisos (Izquierda y Derecha) de trescientos metros cuadrados cada uno. Una de las viviendas pertenecía a Aurora Figaredo, madre de Rato, pero en 1996 la donó a su nieta (y sobrina de Rato), Ángela de la Rosa, que comparte titularidad con su padre, Javier de la Rosa. La puerta de enfrente es propiedad de Rodrigo Rato y de Rafi.

Una delfina en la familia

Ángela de la Rosa se ha convertido en la delfina de los negocios de los Rato. Por un lado comparte la afición por las antigüedades de su madre, Ángeles de Rato, que tiene una tienda de referencia en Madrid y por otra, tiene el ímpetu gestor de su padre que tiene cargos activos en ocho sociedades.

Ángela figura en los órganos sociales de al menos cinco empresas

Ángela figura en los órganos sociales de al menos cinco empresas y en una de ellas, Arada, comparte el cargo de apoderado con su popular tío. Arada es el patito feo de los Rato ya que ha incurrido tres años consecutivos en pérdidas y su capital social apenas alcanza los 30.000 euros. El registro mercantil recoge su variopinto objeto social: producción de energía eléctrica e importación y exportación de antigüedades.

La frugalidad económica de Arada es fruto de una cesión de activos que le hizo en 2003 a Explotaciones Carabaña. En la cesión se intercambiaron varios inmuebles -en su mayor parte pisos y locales sitos en la calle Jorge Juan- por el 19,3% de las acciones de Carabaña. Gran parte de los inmuebles que ahora gestiona Carabaña comparten titularidad con Arsoleda, sociedad en la que Ángela es apoderada y su padre administrador.

Además, Carabaña y Arsoleda están inmersos en la promoción urbanística de La Pontica, un núcleo rural del municipio de Gijón. Carabaña, cuyo objeto social es la producción de energía, ha recibido la autorización del Ayuntamiento para urbanizar este área de la parroquia de Cabueñes; un paraje muy cercano a la casa en la que se queda Rato cuando veranea en Gijón.

El molino del millón de euros

Carabaña es una de las empresas más activas de los Rato (tuvo una facturación de 330.000 euros en 2006) y, sin embargo, registró unas pérdidas de 6.000 euros. Además, es la que tiene una deuda más abultada, más de 900.000 euros en créditos, en su mayor parte traspasado por Arada. Carabaña tiene dos peculiaridades más: ser la propietaria de la famosa casa-molino de Rato, que las cuentas societarias valoran en 878.000 euros y en poseer el 91% de El Manantial de la Información.

A diferencia del resto de sociedades, ésta última tiene su domicilio social en el Hotel Santa María, en el Puerto de Santa María (Cádiz), propiedad de Santiago Cobo (marido de la alcaldesa, Teófila Martínez) que administra la sociedad. El objeto social de ésta es la publicidad y edición escrita y es la que arrojó unos beneficios más abultados en 2006: 221.456 euros.

Este periódico intentó ponerse en contacto con Rodrigo Rato y no fue posible.

Alta facturación con discretos resultados

Las cinco empresas familiares en las que Rodrigo Rato ostenta algún cargo registraron en 2006 (último ejercicio del que se han publicado cuentas) un millón de euros de facturación.

Entre todas las sociedades sólo tenían un asalariado

Sin embargo, en el mismo ejercicio (en el que Rato aún ejercía como director gerente del FMI y aún no estaba en las empresas familiares) estas sociedades obtuvieron 361.000 euros de beneficios que reinvertieron, dirigieron a compensar pérdidas o llevaron a reservas voluntarias.

Además, entre todas las sociedades sólo tenían un asalariado (por parte de Explotaciones Carabaña).

El rastro del resto de las sociedades ligadas al apellido Rato es difícil de seguir. Del primer anillo de sociedades en las que se refleja el nombre de Rodrigo Rato, emergen otras empresas vinculadas por compartir los mismos órganos sociales, es decir, consejeros o apoderados, la mayor parte también de la familia de Rato.

Según el Registro Mercantil, la hermana de Rato participa en tres sociedades, su cuñado en ocho y su sobrina Ángela en seis. El hermano mayor, Ramón Rato, está presente (siempre según el Registro) en once sociedades y su mujer en otras cuatro. Sin embargo, la hija de Ramón Rato, Patricia Rato (que está casada con el torero Juan Antonio Ruiz ‘Espartaco’) no aparece en el Registro Mercantil.

Por su parte, Santiago Cobo, el administrador de El Manantial de la Información, y marido de Teófila Martínez, alcaldesa de Cádiz, está relacionado con otras ocho sociedades. En total más de cuarenta sociedades relacionadas de una u otra forma con el ex vicepresidente del Gobierno.

También son muchos los inmuebles en propiedad de estas sociedades, que en gran parte de los casos tienen como objeto social el negocio inmobiliario. La mayoría se sitúan en bloques muy próximos en el barrio de Salamanca, en Madrid. También allí se localizan las tiendas de antigüedades de Ángeles Rato.

Los Gobiernos de Aznar, prolíficos en empresarios 

Los dos Gobiernos que presidió José María Aznar y en los que estuvo Rodrigo Rato de vicepresidente han resultado una cantera empresarial. El propio Aznar es asesor en la actualidad de News Corporation, el gigante de la comunicación de Ruper Murdoch. Además asesora a Centaurus Capital, una firma de fondos de alto riesgo y a la inmobiliaria J.E. Roberts.

El otro vicepresidente de Aznar, Francisco Álvarez Cascos, es un activo empresario en el mundo de la construcción. Tiene al menos seis sociedades. El domicilio social de las empresas de Cascos dista un par de manzanas de las propiedades de los Rato.

Abel Matutes también integró aquellos gabinetes. De acaudalada familia, retomó los negocios tras dejar la política, y es consejero de Santander  y FCC. En Santander también está Isabel Tocino. Otro clásico de la empresa es Rafael Arias Salgado, ministro de Fomento con Aznar y actual presidente de Carrefour.

Eduardo Serra, Josep Piqué, Manuel Pimentel, Jaume Matas, Anna Birulés, José María Michavila, Juan Costa o Cristóbal Montoro dieron el salto a la empresa privada tras ser ministros bajo los mandatos de Aznar. 

UN ÁRBOL GENEALÓGICO LIGADO A LA EMPRESA

Madrid, 1949

Rodrigo Rato nace el 18 de marzo de 1949 en el seno de una familia  de fuerte arraigo empresarial y político. Su abuelo paterno llegó a ser alcalde de Madrid y responsable de Hacienda con Francisco Silvela. La familia de la madre estaba ligada a la minería y la banca.2

Educación de liderazgo

Rato, el más joven de tres hermanos, comenzó los estudios en ICADE (Universidad de Comillas) pero los finalizó en la Complutense. En 1974 realizó un máster en Administración de Empresas en Berkeley.

Inicio empresarial

El primer trabajo del joven Rato fue como consejero de Aguas de Fuensanta aunque luego tocó el sector de la construcción. También ayudaba en la gestión de la Cadena de Emisoras Rato, fundada por su padre en 1947 y eje de los negocios familiares.

Diversificación del patrimonio familiar

En 1990, el padre, Ramón Rato, vende por 5.400 millones de pesetas la cadena de emisoras a la ONCE, que luego consolidará Onda Cero. Este patrimonio da origen a las numerosas sociedades que gestionan sus herederos.