Sábado, 26 de Abril de 2008

El Gobierno elude aclarar si España ha pagado rescate

Fuentes somalíes señalan que los piratas han recibido 769.000 euros. La tripulación se encuentra "perfectamente bien" y volverá a partir del martes.

JUANMA ROMERO ·26/04/2008 - 18:13h

EFE - La madre de Amadeo Álvarez Gómez, el patrón de pesca del Playa de Bakio, a las puertas de su casa tras conocer la noticia de la liberación de los 26 tripulantes del buque.

Poco después de las cinco de la tarde, terminó la pesadilla. Los 26 tripulantes del atunero Playa de Bakio (13 españoles y 13 africanos) se liberaban de sus captores. Punto final a seis días de secuestro.

Un final feliz. El que esperaban los familiares de los raptados en aguas de Somalia. Y también el Gobierno español. El rostro exultante de la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, resumía el sentimiento de éxito que paladeaba ayer el Ejecutivo, que previamente había convocado de urgencia a la prensa en el palacio de la Moncloa para las 18.30. “Les comunico una excelente noticia. Los tripulantes han sido liberados y navegan ya hacia aguas más seguras. Están perfectamente bien”.

Ése era el comienzo del relato de hechos. La narración de un desenlace para el que no hay demasiados detalles. Los secuestradores abandonaron el buque pesquero por la tarde, “a escasas millas de la costa”, a una hora de Mogadiscio, la capital somalí. De forma inmediata, el Playa de Bakio, escoltado por la fragata española Méndez Núñez, puso rumbo a las islas Seychelles, a las que llegarán, detalló De la Vega, “en un plazo no menor de 70 horas”. Es decir, no antes del martes. Una vez allí, la tripulación española será relevada y conducida hasta Madrid.

Pago a los secuestradores

La vicepresidenta insistió e insistió en las condiciones de la liberación. Ha sido fruto de la “acción coordinada y conjunta del Gobierno, del armador y de la diplomacia”. En concreto, de las gestiones con la Unión Europea, la ONU, Somalia, Francia y EEUU.

Ni palabra de rescate. La sospecha que coleó en toda la rueda de prensa. “En todo momento se ha priorizado la seguridad de los 26 secuestrados”, remachó De la Vega. “No puedo dar más detalles”.

Pronto, sin embargo, asomó una primera posible cifra. La agencia británica Reuters informó de que España pagó 1,2 millones de dólares (unos 769.000 euros) a los piratas, según le confirmó una autoridad local.

Tampoco se conoce demasiado la identidad de los captores. De la Vega sólo deslizó que los servicios de información españoles “siguen trabajando”. “Por parte del Ejecutivo les aseguro que seguiremos poniendo todo nuestro empeño para evitar que se repitan situaciones como ésta”. Y para ello, el concurso internacional es un objetivo básico.

La vicepresidenta dio la noticia como portavoz del comité de crisis montado nada más producirse el secuestro, y en el que se integraron las ministras de Defensa y Medio Ambiente –presentes en la rueda de prensa–, el titular de Exteriores y el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Félix Sanz. De la Vega se lo había comunicado ya a Mariano Rajoy, y las ministras, a los portavoces de los grupos parlamentarios.

Al poco llegó la felicitación de José Luis Rodríguez Zapatero desde León –“Estamos satisfechos; les esperamos pronto en casa”– y de los gobiernos vasco y gallego (de los 13 españoles, ocho eran gallegos y cinco, vascos). Pero también las quejas del PP, que pidió la comparecencia del Ejecutivo para dar detalles del rescate.

Gestiones internacionales

Era un secuestro “difícil”, “complejo”, como se hartaron de repetir toda la semana Moncloa y los gabinetes gallego y vasco. Un acto de piratería marítima que arrancó el pasado domingo, cuando el Playa de Bakio –armado por la compañía Pesquería Vasco Montañesa– fue asaltado a 250 millas de las costas de Somalia.

De inmediato, el Gobierno trasladó a la zona a la Méndez Núñez e inició la labor diplomática. La UE expresó su inquietud y pidió ayuda internacional. Con la OTAN se intercambió información. Y el embajador ante la ONU llevó el caso al Consejo de Seguridad para que se tomen medidas contra la piratería. El mismo Consejo de Exteriores de la UE debatirá el asunto este martes. Para entonces, la tripulación habrá dejado atrás, lejos, los seis días de infierno somalí.

 

CRONOLOGÍA
Seis días de angustia y duras negociaciones

20 de abril // El atunero es asaltado por piratas a 250 millas de Somalia. La fragata Méndez Núñez se dirige a la zona.

21 de abril // El Gobierno crea un célula de seguimiento e información. La UE apela a la cooperación internacional.

22 de abril // Conversaciones de España con EEUU y Francia. Declaración de condena de la OTAN.

23 de abril // Llega el embajador español de Kenia a Mogadiscio. Intensas negociaciones diplomáticas.

24 de abril // El caso llega hasta el Consejo de Seguridad de la ONU.

25 y 26 de abril // El Consejo de Ministros analiza el rescate. La liberación llegó ayer.

 

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad