Sábado, 26 de Abril de 2008

Patxi López: "O soy lehendakari, o sigo en la oposición"

Secretario general del PSE, asegura que los socialistas vascos ya no volverán a ser "acompañantes útiles" de otros partidos

M. RICO/G. MALAINA ·26/04/2008 - 17:39h

EFE - Patxi López.

Los socialistas vascos están en una nube desde el pasado 9-M, cuando ganaron las elecciones con una ventaja de 125.000 votos sobre el PNV. Patxi López, su líder, insiste no obstante en que deben evitar cualquier rasgo de prepotencia. “Que nadie piense que las elecciones vascas están ganadas”, afirma. Pero, al mismo tiempo, lanza un órdago contundente: o es lehendakari, o el PSE seguirá en la oposición. Un planteamiento que recuerda al Zapatero del año 2003, cuando advirtió que sólo formaría gobierno si era el candidato más votado.

¿Por qué son los socialistas el objetivo prioritario de ETA?

Es verdad que el Partido Socialista está en el objetivo de ETA. Han asesinado a Isaías Carrasco, han atacado ocho casas del pueblo y han amenazado a nuestros cargos públicos. Pero, en realidad, es el conjunto de la sociedad vasca quien está bajo el punto de mira de ETA. Porque no nos libramos ni políticos, ni periodistas, ni profesores, ni jueces. ETA atenta contra todo aquello que piensa diferente, porque es una banda terrorista, totalitaria y fascista.

¿Teme que la violencia de ETA lleve a concejales socialistas a presentar su dimisión?

Como decía antes, no es nueva la situación de ataques a los socialistas. Y siempre hemos reaccionado con mucha fortaleza y determinación. Y en estos momentos también. Sólo hay que ver los últimos ejemplos, desde la familia de Isaías Carrasco hasta los responsables del partido en Elgoibar. El mensaje es contundente: “No nos van a callar. Si acaban conmigo, habrá otro que me sustituya”. Por tanto, aunque ETA crea que puede minar nuestra moral, hacernos desistir de nuestros planteamientos e incluso echarnos de este país, no lo va a conseguir nunca.

El ministro Rubalcaba cree que viene un ciclo largo de violencia. ¿Tiene usted la misma impresión?

Creo que ETA ha perdido y lo sabe. Sabe que  ha perdido ya, que no va a conseguir absolutamente nada por medio de la violencia. Lo que hace falta es que desaparezca definitivamente de nuestras vidas. No sé si será o no una temporada larga de violencia, como dice el ministro, pero es evidente que matar es fácil: basta un descerebrado con una pistola.

Esa afirmación de que ETA ha perdido y lo sabe, ¿se puede hacer por primera vez en 40 años?

Está más claro que nunca.

El PP sostiene lo contrario, considera que ETA se ha reforzado tras la última tregua.

Eso no se lo creen ni ellos porque los datos cantan. Hay más comandos detenidos, más terroristas detenidos, la colaboración con Francia es mejor que nunca. Incluso dentro del abertzalismo radical, el fracaso del proceso de paz también ha sido una frustración para una parte de ese mundo, que se ha alejado de la sinrazón de la violencia. Así que ETA también está más débil en apoyo social.

¿Dan por perdida la batalla para censurar a la alcaldesa de ANV en Mondragón?

En absoluto. Estamos ya recogiendo las firmas para presentar la moción de censura. Y será la oportunidad definitiva para que cada uno se retrate, para que aclare si está del lado de la dignidad democrática o si está en el campo de quienes amparan y dan cobertura a la violencia. El objetivo es decir de forma contundente que quien es incapaz de condenar el asesinato de uno de sus vecinos, que además fue concejal, no está legitimado para llevar el Ayuntamiento. Quien ampara la violencia, no tiene cabida ni en la política, ni en las instituciones, ni en la democracia. Esa es la mejor pedagogía que podemos hacer desde los partidos democráticos.

¿Le sorprendió que el PP no apoyase la petición de dimisión?

Me pareció incomprensible y una verdadera irresponsabilidad que el PP, en lugar de apoyar una moción basada en principios democráticos, se dedicara a atacar a los socialistas. Y encima María San Gil dice que no hay nada que rectificar porque no han cometido ningún error. Es una indignidad que sigan haciendo partidismo con asuntos que necesitan la unidad de los demócratas, como la lucha contra el terrorismo.

La decisión de Ezker Batua le merecerá un juicio idéntico.

Por supuesto. Me parece además lamentable que alguien que se reclama de izquierdas esté impidiendo que esa censura llegue adelante, porque la izquierda tiene valores. Y los valores de la libertad, de la convivencia y de la no violencia son fundamentales. Quienes permitan que esa alcaldesa siga al frente del Ayuntamiento, no son más que unos políticos poco democráticos, poco solidarios y de nula catadura moral.

¿Está cometiendo un suicidio político Ezker Batua?

No me quiero meter en conflictos internos de otros partidos, pero el argumento de que los estatutos  no les permiten expulsar a quien está avalando a una alcaldesa como la de ANV me parece de risa, es inaceptable. Un partido serio no puede permitirse tener en sus filas a gente que demuestre una connivencia tal con quien está amparando la violencia. Vamos, yo haría un Congreso mañana mismo para cambiar los estatutos si hiciera falta.

¿El giro de Urkullu en Mondragón ha servido para limar asperezas con el PNV?

Sí, sí. Yo quiero que en Euskadi haya espacios para el entendimiento entre los nacionalistas y quienes no lo somos. Los ha habido siempre, históricamente, desde la República. Y esos espacios son fundamentales para construir país. Por supuesto que me quiero entender con el PNV en política antiterrorista. Y para eso es bueno un PNV que también esté unido y cohesionado.

¿No tienen razón quienes dicen que Ino Galparsoro es alcaldesa de Mondragón porque ni la Fiscalía ni la Abogacía del Estado recurrió la candidatura de ANV?

Lo que ha hecho el Gobierno, a través de la Fiscalía, la Abogacía del Estado y las Fuerzas de Seguridad, es recabar pruebas para ponerlas en manos de la justicia, para que la justicia determine quién se puede presentar y quién no se puede presentar a unas elecciones.

Pero Galparsoro ya había sido concejal de Batasuna. ¿No era eso prueba suficiente?

No lo sé. Pero hay doctrina del Tribunal Supremo que establece que una persona o dos no contaminan una lista. Se actuó con los datos que había en aquel momento. Dudar del Estado de Derecho es poner todo patas arriba, y eso no puede ser, sobre todo cuando nos estamos enfrentando a un terrorismo fascista.

¿Por qué es inmoral que ANV gobierne un ayuntamiento y no lo es negociar con Batasuna en el santuario de Loiola?

No podemos obviar el contexto. En Loiola había una oportunidad histórica para acabar con la violencia y el terrorismo, se intentaba que una parte de la sociedad vasca que ha vivido en contra de la democracia se integrara en el sistema. Era nuestra obligación intentarlo. Y ahora lo que tenemos es violencia, asesinatos de ciudadanos y gente que desde las instituciones intenta dar cobertura política a esos asesinatos. Para mí, quien es incapaz de alejarse de la violencia que se ejerce contra un vecino, no tiene autoridad ni para cambiar una farola de su pueblo.

¿Se podrá presentar la izquierda abertzale a las elecciones vascas?

Esa es una pregunta mal hecha porque no nos corresponde a los partidos decidirlo.

¿Pero usted cree que podrá presentarse?

Tal como veo la deriva de ese mundo abertzale radical, no lo creo, aunque siempre ha dependido de ellos. Para hacer política en este país todo el mundo debe cumplir las mismas reglas, que son tan simples como acatar los preceptos democráticos y la legalidad. Al abertzalismo radical no se le exige nada que no se nos exija al resto de partidos políticos. Y ellos han decidido una vez tras otra seguir siendo marionetas de ETA. Por tanto, mientras sigan así, no estarán legitimados para hacer política ni para presentarse a unas elecciones. Pero siempre ha dependido de ellos.

Antes de la  Ley de Partidos no dependía de ellos porque no se cuestionaba su participación.

Yo defiendo la Ley de Partidos. Aquí hay quien cree que por repetir muchas veces una mentira, se convierte en verdad. Eso de que en este país se ilegalizan ideas..., ¿alguien me puede decir una sola idea ilegalizada? En el Parlamento vasco convivo con formaciones que son independentistas o que buscan la autodeterminación. Lo que se ilegalizan en este país son los comportamientos de connivencia con la violencia. Y eso ocurre aquí y en todos los países democráticos. ¿O es que hay partidos nazis en Alemania? ¿O es que hay partidos que amparan la violencia en los Estados de nuestro entorno? Es impensable. Pues eso es lo que hace la Ley de Partidos. Es más: si ahora les dejáramos la puerta abierta para ir a las elecciones, aun apoyando la violencia, muchos pensarían que da igual matar porque van a seguir teniendo vías de escape.

¿Cree que se adelantarán las elecciones autonómicas?

Eso lo tendrá que decir Ibarretxe. Yo sólo sé que él dijo que en junio iba a ir al Parlamento y que iba a proponer consulta o elecciones. Yo soy de los convencidos de que consulta no va a haber; pues entonces, igual hay elecciones.

¿Qué datos tiene para afirmar que la consulta anunciada por el lehendakari no se va a celebrar?

Yo no digo que Ibarretxe no vaya a convocar la consulta. Él sabrá. Una consulta es una apuesta perdedora, como ya hemos visto. Primero, se presentó a las elecciones con el plan Ibarretxe y perdió 140.000 votos, y ahora se presenta a otros comicios con su hoja de ruta y pierde otros 160.000. Ahora bien, si se empeña, quedará claro que no se puede hacer una consulta que es ilegal e ilegítima. Y que carece de respaldo en todo el país: en Álava las Juntas Generales ya se han posicionado en contra, igual que importantes ayuntamientos como Bilbao, donde el alcalde es del PNV. Entonces, ¿quién va a abrir los colegios electorales? ¿Se va a votar en los batzokis? ¿Dónde está la Junta Electoral que garantice los resultados?

¿Está dispuesto a ser el vicelehendakari de Ibarretxe?

No, no, no. O soy el lehendakari, o el PSE seguirá en la oposición.

¿Y sin Ibarretxe, con otro candidato del PNV?

Vuelvo a decir lo mismo. El proyecto del PSE es la alternativa real y posible al PNV y vamos a ir hasta el final. Eso significa que o el lehendakari es socialista, o quedamos en la oposición. Los socialistas ya no estamos aquí para ser los moderadores necesarios del PNV, ni los acompañantes útiles, como en otra época también lo fuimos del PP. Es muy habitual oír en el PNV: “Es que nos quieren echar del Gobierno”. Claro, democráticamente. ¿En qué cultura democrática cabe que la oposición no trabaje para estar un día en el Gobierno? Si además le va a venir muy bien al PNV estar en la oposición. Necesita redefinirse y le vendrá muy bien hacerlo desde la oposición.

El PSE tiene ahora 18 escaños. ¿Cuál es su objetivo electoral?

Ganar en votos y en diputados. Eso te da la capacidad de poder gobernar.

¿Teme que el partido de Rosa Díez reste votos a los socialistas?

No. El discurso de Rosa Díez en el País Vasco está magníficamente representado por el PP.

¿Llevará el PSE en su programa electoral una propuesta de nuevo Estatuto para Euskadi?

Lo que llevaremos será la voluntad política para entendernos en Euskadi, sin que sea una propuesta cerrada. Nosotros estamos dispuestos a sentarnos para buscar la definición compartida de este país, la mayor capacidad de autogobierno, recuperar esos pactos entre diferentes. Pero tenemos que darnos cuenta de que las prioridades de la sociedad van por otro lado. En las encuestas, los vascos ponen en primer lugar el problema del terrorismo, en el segundo el empleo, en el tercero la vivienda… y en el 16 o 17 aparece la autodeterminación.

Si los partidos vascos pactan un nuevo Estatuto, ¿qué garantías hay de que no lo “afeiten” en Madrid, como ocurrió con el texto aprobado en Catalunya?

Hemos aprendido muchas lecciones de Catalunya y de otras partes. Yo estoy convencido de que si llegamos en Euskadi a un acuerdo, y los socialistas vascos estamos en ese acuerdo, el PSOE lo va a defender.

¿Cómo recibe la nueva postura de la dirección del PNV, que considera agotado el tripartito y busca pactar con los socialistas?

Es curioso que ahora reconozcan que el tripartito está agotado y que la hoja de ruta de Ibarretxe divide a la sociedad. El PSE lleva mucho tiempo denunciándolo. Pero el Gobierno vasco ha contestado rápidamente que el tripartito goza de buena salud. Son declaraciones en clave interna del PNV.

¿No hay absolutamente ninguna posibilidad de que Zapatero negocie con Ibarretxe?

El lehendakari parte de un error básico porque estuvo alimentando antes de las elecciones una idea falsa: “Esto lo arreglo yo con Zapatero”. Pero lo que le va a explicar Zapatero es lo mismo que le ha dicho siempre: “Pónganse de acuerdo en Euskadi y luego ya hablamos”. El diálogo pendiente está en el País Vasco, no en Madrid, no con el presidente.

En ese pacto del que habla, ¿mantendría el PSE los acuerdos alcanzados en Loiola?

Ese es otro planteamiento del PNV que no tiene sentido, porque si se hubiera producido un acuerdo no estaríamos en la situación actual.

El documento del acuerdo de Loiola se ha publicado en prensa.

En Loiola no hubo acuerdos. Lo que se buscaba era la integración de ese abertzalismo radical en la democracia, y no se consiguió. Otra cosa es que haya quien quiera llevar a la mesa de negociación planteamientos que ya llevó a Loiola. Los valoraremos, defenderemos los nuestros y veremos si es posible el acuerdo.

¿Pero el PSE mantendría o no las tesis que aceptó en Loiola?

No, nosotros tenemos los planteamientos que queremos para definir esa sociedad vasca de futuro.

¿Ese cambio del PSE se explica porque el contexto es diferente?

Sí, sí, los objetivos son diferentes.

¿Usted cree que el lehendakari tiene unos principios éticos diferentes a los suyos?

Me imagino que en lo fundamental no, pero es verdad que algunas víctimas le han dicho que en ocasiones no ha hecho todo lo que su cargo reclamaba hacer. Quizá, en ocasiones, ha jugado con cierta ambigüedad, o equidistancia, cuando no correspondía. Pero estoy convencido de que el lehendakari está tan en contra de la violencia como yo.