Viernes, 25 de Abril de 2008

El cambio del ministro de Economía argentino abre moderada esperanza en el campo

EFE ·25/04/2008 - 07:08h

EFE - Imagen de archivo del ministro de Economía de Argentina, Martín Lousteau.

Líderes de las mayores asociaciones agropecuarias de Argentina reaccionaron hoy con moderada esperanza de superar el largo conflicto que mantienen con el Gobierno, luego de la designación de Carlos Fernández como nuevo ministro de Economía.

Aunque expresaron que la dimisión presentada anoche por Martín Lousteau al frente de la cartera económica puede suponer una "bocanada de aire fresco" en las negociaciones, también admitieron que el ministro saliente no participaba en las discusiones.

El líder de la Federación Agraria Argentina, Eduardo Buzzi, definió la salida de Lousteau como la "crónica de una muerte anunciada", porque la imagen del joven economista estaba "desgastada".

"Hay por lo menos un crédito para reanudar las negociaciones el lunes próximo, pero nos preocupa el tono de confrontación que ha mostrado" el ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007), esposo de la jefa de Estado, Cristina Fernández, matizó a la radio Continental de Buenos Aires.

Con Buzzi coincidió el dirigente de la misma asociación Alfredo De Ángeli, al destacar que el sector agropecuario busca soluciones a sus temas más urgentes y la salida de Lousteau puede suponer un paso en ese sentido.

"Nosotros no queremos ninguna renuncia, queremos una solución. Si el Gobierno piensa que cambiando al ministro se soluciona el problema agropecuario, bienvenido sea", comentó.

Mientras, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luciano Miguens, recordó que Lousteau "fue el ejecutor" de un nuevo sistema de impuestos móviles a las exportaciones de granos, el detonante de la huelga y bloqueos de rutas que cientos de miles de productores agropecuarios llevaron a cabo entre el 13 de marzo y el 2 de abril pasados.

El economista Carlos Fernández, de 54 años y hombre de confianza de Kirchner, asumirá hoy el cargo que deja vacante Lousteau.

Después de tres semanas de huelga a principios de abril, las patronales agropecuarias declararon una "tregua" para negociar con el Gobierno, que concluirá el 2 de mayo próximo.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad