Viernes, 25 de Abril de 2008

Diez detenidos por convertir pistolas de fogueo en reales y venderlas después

EFE ·25/04/2008 - 20:36h

EFE - La Guardia Civil ha desmantelado en la Región de Murcia una red organizada dedicada al tráfico ilícito de armas y ha detenido a diez personas que compraban pistolas de fogueo, las hacían aptas para el fuego real y las vendían a delincuentes, informaron hoy fuentes de este cuerpo.

La Guardia Civil ha desmantelado en la Región de Murcia una red organizada dedicada al tráfico ilícito de armas y ha detenido a diez personas que compraban pistolas de fogueo, las hacían aptas para el fuego real y las vendían a delincuentes, informaron hoy fuentes de este cuerpo.

Las investigaciones de la operación "Pixtón" comenzaron en septiembre del año pasado cuando se detectó la red, que además estaba ligada al tráfico de estupefacientes.

Según las mismas fuentes, el destino final de estas armas era su venta en el mercado negro donde podían alcanzar el precio de 600 euros y cuyos principales compradores eran personas relacionadas con redes delictivas.

Al inicio de la investigación y de forma paralela, el 17 de octubre de 2007, un hombre murió en Cieza (Murcia) por las heridas sufridas por un arma de fuego después de mantener una discusión en un bar con otro hombre, que fue detenido.

Al estudiar el arma homicida los agentes constataron que había sido manipulada, ya que en su origen había sido de fogueo (detonadora), que había sido transformada para efectuar "fuego real", con munición asimismo manipulada, y que coincidía con la que ya estaba siendo investigada.

A partir de este homicidio, componentes de la Guardia Civil especializados en balística elaboraron varios informes periciales que determinaron el tipo de manipulación que habían sufrido tanto las armas de fogueo como los proyectiles usados por éstas.

Tras la detención del presunto autor del citado homicidio, la Guardia Civil determinó que éste pertenece a la base de la pirámide delictiva, al tratarse de uno de los "hombre de paja" que compraba las pistolas para distribuirlas a la red.

El dispositivo montado continuó las investigaciones con numerosos seguimientos y vigilancias, así como un complejo proceso de análisis de la información para conocer el funcionamiento de la banda desde la adquisición de las pistolas, su manipulación y su posterior venta en el mercado negro.

La banda estaba compuesta por una decena de personas, organizada y jerarquizada, algunas con antecedentes policiales por robos con intimidación, con base en la ciudad de Murcia, y que además realizaba tráfico de drogas.

Según la información de la Guardia Civil, dos personas, a cambio de droga, compraban las armas de fogueo y las pasaban al "escalón" de manipulación.

En ésta, utilizaban taladros o tornos para eliminar con precisión todos los tabiques de las pistolas así como la munición de fogueo, que se compone de una vaina con una pequeña carga de pólvora y un tapón de plástico en su extremo, a la que le añadían un proyectil metálico.

En los registros, los agentes se incautaron de cinco pistolas transformadas, gran cantidad de munición de fogueo modificada, elementos para llevar a cabo la manipulación, además de sustancias y elementos relacionados con el tráfico de drogas.