Viernes, 25 de Abril de 2008

Miles de palestinos piden el fin del bloqueo israelí del norte al sur de Gaza

EFE ·25/04/2008 - 12:03h

EFE - Foto de archivo, tomada el 15 de abril de 2006, del líder del grupo islámico Hamás Mahmud Al-Zahar, en El Cairo, Egipto.

Miles de palestinos, en su mayoría simpatizantes del movimiento islámico Hamás, pidieron hoy el fin del bloqueo israelí a Gaza en una manifestación convocada por esa formación del norte al sur de la franja.

Portando banderas palestinas y de Hamás, los manifestantes se dirigieron hacia el paso de Erez con Israel, en el norte, y al de Rafah, con Egipto, en el sur, para protestar contra diez meses de cerco israelí que han ahogado la economía de la franja.

Los participantes corearon cánticos contra Israel y contra el bloqueo, iniciado en junio de 2007, cuando Hamás expulsó de la franja en seis días de enfrentamientos a las fuerzas leales al presidente palestino y líder del movimiento nacionalista Al Fatah, Mahmud Abás.

Los organizadores impidieron que los manifestantes se aproximaran al paso de Erez, para evitar que fueran atacados por el Ejército israelí.

Las autoridades egipcias, por su parte, reforzaron la seguridad en la frontera para atajar un eventual nuevo derribo de la valla fronteriza, como en enero pasado, cuando cientos de miles de habitantes de Gaza cruzaron a Egipto para comprar comida, combustible, tabaco y otros bienes escasos en la franja por el bloqueo israelí.

La protesta recorrió la carretera Saladino, que une norte y sur de la franja, al día siguiente de que la Agencia de la ONU para el Auxilio a los Refugiados Palestinos (UNRWA) anunciase la suspensión de la ayuda humanitaria a más de la mitad de la población de Gaza por carecer de gasolina a causa del cerco israelí.

El Ejecutivo del primer ministro israelí, Ehud Olmert, aprobó en octubre reducir parcialmente el flujo de fuel y electricidad tras declarar a la franja "territorio enemigo".

Israel cerró aún más el grifo el pasado día 9, a raíz del asesinato por milicianos palestinos de dos operarios en el paso de Nahal Oz, la vía de entrada del combustible israelí a Gaza.

Hace dos días, tras las advertencias de que la única central eléctrica de Gaza dejaría de operar por falta de fuel, Israel aprobó el envío de un millón de litros de combustible que permitirán a la planta funcionar al menos tres días.

La oficina militar de coordinación del paso de Erez acusó anoche a Hamás en un comunicado de haber impedido la llegada de combustible para forzar una crisis y aparecer como víctimas ante la comunidad internacional.

La de hoy no era la primera iniciativa de Hamás para presionar a Israel y a la opinión pública mundial a levantar el cerco, aunque muestra una vez más las dificultades del movimiento islamista para reunir una auténtica riada humana por esta causa.

Ayer, al anunciar la convocatoria, un portavoz de Hamás, Ashraf Abu Daia, auguró un "furioso estallido frente a los pasos de Gaza" protagonizado por "una multitud encolerizada" que al final ha quedado en unos pocos miles de manifestantes.

Algo similar sucedió el pasado febrero, cuando Hamás llamó desde primera hora de la mañana a formar "la cadena humana más larga en la Historia como desafío a la ocupación y el bloqueo" y luego sólo logró reunir unos miles de personas llegadas en autobuses escolares y vehículos particulares.

Gaza ha recurrido también a formas menos ortodoxas para denunciar el cerco israelí, como la marcha de treinta ovejas, dieciséis camellos y diez burros que recorrió a principios de marzo las calles de la capital de la franja hasta las oficinas de la ONU.

Tres semanas después, el Comité Popular para Romper el Cerco a Gaza -un colectivo popular y no partidista nacido el pasado mes de octubre- presentó un "cementerio de empresas" en pleno centro de la ciudad de Gaza.

Más del 97% de las empresas de Gaza, es decir, 3.900 firmas han echado el cierre desde junio, pues Israel apenas permite la entrada a Gaza de cinco tipos de productos básicos y prohíbe toda exportación desde la franja, según el fundador y director del Comité, el diputado independiente Jamal al-Judari.

Esta situación ha llevado al desempleo a 140.000 habitantes de Gaza y causado 150 millones de dólares de pérdidas a los empresarios, agrega Al-Judari.

De momento, sin embargo, ninguna de estas iniciativas ha disuadido a Israel de que levante el cerco, algo que Hamás espera obtener con su propuesta de alto el fuego temporal con el Estado judío presentada esta semana a los mediadores egipcios.