Viernes, 25 de Abril de 2008

El Fiscal pide 245 años para "Lola" por el atentado con coche bomba en Santander

EFE ·25/04/2008 - 18:55h

EFE - La Fiscalía ha mantenido hoy su petición de 245 años de cárcel para la etarra Dolores López Resina, "Lola", en el juicio que se ha celebrado en la Audiencia Nacional por su participación en un atentado con coche-bomba en 1992 en Santander, que causó la muerte a tres personas.

La Fiscalía ha mantenido hoy su petición de 245 años de cárcel para la etarra Dolores López Resina, "Lola", en el juicio que se ha celebrado en la Audiencia Nacional por su participación en un atentado con coche-bomba en 1992 en Santander, que causó la muerte a tres personas.

El fiscal Ignacio Gordillo ha elevado a definitivo su escrito de conclusiones, en el que acusa a López Resina de un delito de terrorismo, tres de asesinato, uno más de asesinato frustrado, uno de atentado, quince de lesiones y cuatro faltas de lesiones.

El fiscal añade la petición de que la procesada indemnice a los afectados y de que se le prohíba aproximarse al domicilio de las víctimas durante cinco años.

Según Gordillo, el 22 de febrero de 1992 Iñaki Rekarte y Luis Ángel Galarza, ya condenados por estos hechos, situaron un vehículo cargado de explosivos en el cruce de La Albericia, por donde -gracias a la labor de vigilancia de "Lola" desde un piso alquilado en las proximidades- sabían que pasaba diariamente una furgoneta policial.

El estallido del coche, cargado con 70 kilogramos de explosivos, causó la muerte de tres transeúntes e hirió a veinte personas, además de causar daños en otros coches y en las viviendas cercanas.

Gordillo ha destacado que la pena "es totalmente irrelevante" a efectos prácticos, pues "Lola" ha alcanzado en otras sentencias condenatorias el tope de pena que permitía el Código Penal que se le aplica, el de 1973, que es de 30 años de prisión de cumplimiento efectivo.

También la acusación popular, ejercida por la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), ha solicitado una sentencia condenatoria y ha destacado la "seriedad y rotundidad" de las pruebas.

La defensa ha pedido la libre absolución de la acusada y ha argumentado que las declaraciones de Rekarte y Galarza, que han comparecido hoy como testigos, "necesitan un dato corroborador externo y objetivo" que las ratifique.

López Resina, que sólo ha intervenido para negar la legitimidad del tribunal y declararse "catalana" y "militante de ETA", ha afirmado en el turno de última palabra que "cualquier pueblo que quiera luchar conseguirá al final su liberación".

Durante el juicio, Gordillo ha solicitado en dos ocasiones la suspensión de la vista, primero por no estar presente en la sala el trozo de cadena hallado en el cuerpo de uno de los fallecidos en el atentado y luego porque no ha comparecido como testigo un agente que asistió a la declaración policial de Zabala.

El presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, ha rechazado la petición en los dos casos, al considerar que la causa de la muerte de la víctima "está acreditada por la autopsia" y estimar que la presencia de otro de los agentes que interrogaron a Zabala era suficiente.