Viernes, 25 de Abril de 2008

El Gobierno rebaja en ocho décimas, hasta el 2,3%, la previsión de crecimiento para este año

EFE ·25/04/2008 - 16:00h

EFE - El vicepresidente segundo, Pedro Solbes, durante la entrevista que mantuvo con la Cedena Ser el 22 de abril.

El Gobierno ha rebajado su previsión de crecimiento para este año en ocho décimas, hasta el 2,3 por ciento, y calcula el mismo aumento del PIB para 2009, siete décimas menos que en su estimación anterior, según la revisión del cuadro macroeconómico aprobada hoy por el Consejo de Ministros.

El Gobierno ha decidido modificar sus previsiones económicas, "dada la sucesión de informaciones adversas" sobre la economía internacional que se vienen produciendo desde el pasado verano.

En cualquier caso insiste en que la moderación del crecimiento se centrará en este año y el que viene, para "recuperar con rapidez niveles en el entorno del 3 por ciento" a partir de 2010.

Para el Gobierno, con este nuevo cuadro macroeconómico se garantiza que los objetivos de estabilidad presupuestaria que se fijen para el próximo trienio, "se adecúan a la realidad económica española".

Según las nuevas previsiones del Gobierno, el empleo crecerá este año un 1,2 por ciento -un punto menos de lo calculado anteriormente-, por lo que se seguirá creando empleo neto, según subraya el Ministerio de Economía, que también considera que "la productividad mejorará de manera apreciable", al crecer el 1 por ciento este año, y el 1,2 por ciento, en 2009 y 2010.

Además reconoce que la tasa de paro -que se ha situado en el 9,6 por ciento, según la Encuesta de Población Activa publicada hoy- experimentará incrementos este año y el próximo, "para empezar a descender de nuevo a partir de 2010".

Según el cuadro macroeconómico, la tasa de paro de 2008 será del 9,8 por ciento, y del 10 por ciento, en 2009, aunque bajará al 9,6 por ciento en 2010, y hasta el 8,9 por ciento, en 2011.

El nuevo cuadro macroeconómico calcula una caída de la demanda nacional, que sólo aumentará este año el 2,6 por ciento, frente al 3,5 por ciento previsto en diciembre, mientras que el sector exterior mejorará su aportación negativa al crecimiento, que sólo será de tres décimas este año.

Dentro de la demanda nacional, la caída más significativa es la de la inversión, cuyo crecimiento se moderará este año hasta el 1,5 por ciento, frente al 3,1 estimado en diciembre.

Esta desaceleración será "más acusada", según el Ministerio de Economía, "por el proceso de ajuste que está experimentado el sector de la vivienda, que va a ser más pronunciado, pero también más breve" de lo esperado.

El Gobierno espera además una "notable" recuperación a partir de 2010, especialmente en la destinada a bienes de equipo.

En cuanto al consumo de los hogares, sólo crecerá el 2,2 por ciento, seis décimas menos de lo inicialmente esperado.

El Gobierno considera que esta cifra muestra que el consumo privado "se estabilizará" este año, "gracias a las medidas de estímulo" económico anunciadas la semana pasada, y atribuye también dicha moderación del gasto de los hogares al menor ritmo de creación de empleo y a los efectos del endurecimiento del crédito observado en los últimos trimestres.

Por otro lado, el deterioro de las condiciones económicas internacionales hará que las exportaciones se desaceleren hasta 2009, para ir recuperándose de forma apreciable en cuanto los mercados de destino de las ventas españolas comiencen a mostrarse más dinámicos.

Las importaciones también se desacelerarán este año y el próximo, como consecuencia directa del menor dinamismo de la demanda interna.