Jueves, 24 de Abril de 2008

Sarkozy: "Después de cada regularización masiva vino la catástrofe"

Sarkozy ha repasado en la televisión la actualidad de Francia en su primer año de mandato. La inmigración, las relaciones con China y el rescate de Ingrid Betancourt han copado los minutos de la entrevista

D.P. ·24/04/2008 - 22:40h

 El presidente Francés Nicolas Sarkozy hizo un repaso esta noche a la actualidad del país galo frente a las cámaras de televisión cuando gran parte de sus ciudadanos empieza a cuestionar su gestión al frente del Elíseo. La primera parte de la entrevista versó sobre la situación económica del país y a cada pregunta de los periodistas Sarkozy contestaba rememorando los pésimos datos económicos de gobiernos anteriores y llegó a remontarse a mediados de los 60 para justificar las tasas de paro.

Pero si había algo sobre lo que el presidente de la República debía contestar por cómo se había desarrollado el día tras la huelga de los inmigrantes sin papeles con contratos de trabajo en vigor era sobre inmigración. Sarkozy, que por una parte niega que vaya a haber una "regularización masiva de inmigrantes", sí admite que se estudiará la situación personal de cada extranjero exhaustivamente. Pero teniendo en cuenta que en la actualidad hay entre 50.000 y 100.000 personas en esta situación, la pregunta es qué considera el presidente una regularización masiva.

Sarkozy sólo opina que "cada vez que se ha hecho una regularización masiva en Francia el país se ha sumido en la catástrofe". Como ejemplo ha puesto la regularización de 1993 tras la cual, según el presidente francés, en 1994 hubo la mayor demanda de asilo político de la historia. Con esto se ha querido referir al famoso "efecto llamada", que hace "que los traficantes de personas se aprovechen de los más pobres". Además, se ha reafirmado en su postura de cambiar las reglas de la inmigración y elegir a los inmigrantes. "Quiero que podamos elegir la inmigración, porque no podemos acoger a toda la miseria del mundo".

Después, Sarkozy ha insistido en que "hay unas reglas para obtener la nacionalidad francesa y no es suficiente trabajar en la cocina de un buen restaurante". Esas reglas serían, según él, hablar el idioma, trabajar y además "cumplir otra serie de requisitos mínimos". Mientras, los periodistas se afanaban por preguntarle si él considera normal que haya un gran número de extranjeros que trabajan y pagan sus impuestos en esa situación irregular, a lo que sólo supo decir: "¿Acaso los empresarios se han quejado o me han pedido que los regularice? No. Porque esa huelga no es más que un montaje ridículo de una organización".

Tampoco supo qué decir cuando se le cuestionó si determinados sectores como la hostelería o la construcción no se verían afectados si no se regularizaba a los inmigrantes que ocupan determinados puestos. Sarkozy, visiblemente exaltado a cada pregunta se limitó a decir que él no era "rey" y que "tendría que cambiar las leyes cada vez que a los periodistas les da por defender determinados temas". Finalmente, añadió que "ya existe una ley que permite que los empresarios contraten mano de obra cualificada de el extranjero si hace falta". Lo que significaría algo así como dejar salir para poder entrar.


Presidencia de la UE

Más tarde se pasó a hablar de la situación del Tíbet y los Juegos olímpicos de Pekín. Sarkozy parece querer ser políticamente correcto con todo el mundo, por eso dice que lo que a él le interesa es que se "renueve el diálogo entre el Dalai Lama y las autoridades chinas y por fin haya un acuerdo de colaboración entre ellos". Además dijo que a cuatro meses de los juegos no sería capaz de responder si apoyaría el boicot a la ceremonia de inauguración de la cita olímpica porque no sabe "si finalmente habrá ese diálogo" y porque "durante los juegos Francia ostentará la presidencia de turno de la Unión Europea". 

Sarkozy quería decir con esto que no podría tomar una decisión como país y tendría que "buscar una postura de consenso entre todos los países de la Unión". Los periodistas en ese momento le preguntaron si los franceses entenderían que mientras que Alemania e Inglaterra parecen haber dicho no a la ceremonia de apertura, su presidente hiciera lo mismo que el resto de países vecinos. El máximo mandatario francés respondió con un claro "si yo tomara la decisión más fácil en cada momento tendría más tiempo libre".

Turquía

Como el presidente sacó el tema de la presidencia de la Unión Europea, los periodistas contraatacaron con Turquía. Sarkozy fue muy claro en este sentido y dijo que se había asegurado que "los franceses pudieran decidir mediante un referéndum si quieren que Turquía entre en la Unión". En su opinión, el caso turco no tiene nada que ver con otros como Croacia o Suiza "porque nadie discute que son países que pertenecen a Europa". Pero de Turquía, "sólo una parte de Estambul se puede considerar Europa, no podemos decir que los límites de Europa son Portugal e Irak", dijo.

Afganistán

Sobre este tema sí que Sarkozy se mostró más pasional y suelto, apoyando el despliegue de más efectivos en un país en el que "las niñas no pueden ir al colegio, en el que se lapida a una mujer por haber cometido supuestamente adulterio o que tiran unos budas con siglos de antigüedad". El presidente dijo que están al lado de los Afganos y lanzó la idea de que hay que luchar contra Al Qaeda porque "¿alguien piensa que a nosotros no nos puede pasar lo mismo que en Londres, Madrid o Nueva York?, ¿qué hacemos, nos echamos a dormir?, insistió". Por eso, para él la prioridad es estar al lado del "equipo de Karzai, que es quien tiene que ganar".

Ingrid Betancourt

También tuvo palabras para el caso de Ingrid Betancourt. Los periodistas le cuestionaban si Francia no podría haber llevado los pasos para su liberación un poco más en silencio a lo que Sarkozy respondió que "en cinco años y medio de secuestro no se habían dado tantos pasos como hasta ahora". Recordó que para él Betancourt es una ciudadana francesa y que pese a que a lo mejor no había hecho todo de la mejor manera,necesitaba "una prueba de vida para mantener la esperanza".

Además, agradeció al presidente venezolano Hugo Chávez su mediación y le animó a seguir "trabajando juntos para conseguir que Ingrid Betancourt sea liberada".

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad