Jueves, 24 de Abril de 2008

Rajoy avala el pacto de Camps y Montilla por la financiación

Valencia anuncia una propuesta común con Catalunya para lograr más fondos

FERRAN CASAS ·24/04/2008 - 21:59h

El clásico reza que la política hace extraños compañeros de cama, pero lo que ayer parecía imposible, que Valencia y Catalunya unan esfuerzos por alguna causa común, es hoy un hecho. Y además con la bendición del líder del PP Mariano Rajoy, que asume que sus barones primen el interés territorial, en este caso el valenciano, sobre la nueva financiación autonómica que ya se negocia, por encima de los de partido.

 El conseller de Economía valenciano, Gerardo Camps, confirmó ayer que prepara una "propuesta conjunta" con Catalunya actualizando los criterios de población y teniendo en cuenta la "tensión en gasto social" que provoca la inmigración. Fuentes del PP aseguran que Rajoy estaba enterado de las conversaciones entre Camps y el conseller catalán Antoni Castells, aunque matizan que "no apoyará nada que no observe de forma escrupulosa los criterios de multilateralidad".

Por su parte, la conselleria de Economía catalana niega que prepare una propuesta conjunta con nadie y reclama la relación bilateral fijada en el Estatut. Pero no renuncia a "estrategias comunes" y a tejer complicidades.

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, escurrió el bulto y se limitó a decir que es necesaria una "solidaridad en múltiples direcciones". Desde el PP andaluz se dejó claro que "no les constaba" ningún frente.

Mientras, Aragón y Galicia, dos territorios socialistas con intereses contrapuestos a los catalanes, insistían en una negociación multilateral.
Ante todo esto, Catalunya busca alianzas de una doble naturaleza. Por un lado las políticas con el resto de comunidades con gobiernos progresistas (Andalucía) y por otro las económicas con territorios que comparten intereses y un elevado déficit fiscal como el País Valenciano.

Dentro del tripartito la unidad es un hecho. Los tres partidos confian la negociación a Castells y muestran convencimiento en que será capaz de conseguir "2.000 ó 3.000 millones más", según fuentes de Esquerra.


Las comunidades se posicionan ante una negociación inminente

Catalunya

Castells quiere un sistema que tenga en cuenta la presión inmigratoria y que Catalunya no pierda posiciones después de aplicar la redistribución.

Madrid

La Comunidad de Esperanza Aguirre también reclama la actualización del dato de población pero rechaza la bilateralidad de Catalunya.

Galicia

La Xunta pide que se tengan en cuenta los sobrecostes de la dispersión geográfica (30.000 núcleos) y el envejecimiento de la población.

País Valenciano

Valencia tiene la misma situación que Catalunya, mucha inmigración y servicios públicos mal financiados. Reclama 500 millones de más al año.

Baleares

Esta comunidad tenía 760.000 habitantes en 1999 y ahora supera el millón. Se consideran especialmente maltratados por el censo y la insularidad.

Andalucía

Manuel Chaves se muestra contrario a cualquier recorte de los mecanismos de nivelación y recela de la publicación de las balanzas fiscales.

Extremadura

La comunidad extremeña es la que recibe más dinero por habitante (2.504 euros) y se ha mostrado muy crítica ante las pretensiones catalanas.

Aragón

Marcelino Iglesias defiende otros criterios además de la población como la dispersión o el envejecimiento. Apuesta por una fórmula "polinómica".

Castilla y León

Los criterios que defiende son los de dispersión territorial, envejecimiento o gran masa forestal, que encarecen los servicios públicos.