Jueves, 24 de Abril de 2008

Patronal y sindicatos condenan las agresiones de los vigilantes y dicen que son aisladas

EFE ·24/04/2008 - 16:44h

EFE - En la imagen, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

La Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad y los sindicatos UGT y CCOO han condenado hoy las agresiones llevadas a cabo el año pasado por varios vigilantes del Metro de Madrid, difundidas ayer y hoy, y han asegurado que se trata de casos aislados.

El diario El País ha publicado en sus ediciones de ayer y hoy un total de cuatro vídeos en los que se ven agresiones de vigilantes de seguridad a usuarios de Metro, cometidas hace un año y cuyos protagonistas fueron despedidos, según han confirmado Metro.

En tres de los vídeos los vigilantes pertenecen a la empresa Prosegur, mientras que en el cuarto se ve a un vigilante del que no se distingue la identificación corporativa.

Prosegur presentó ayer ante los juzgados de Instrucción de Madrid una denuncia para pedir la investigación de estas agresiones, que no habían sido denunciadas antes por ningún ciudadano ni por Metro.

Un portavoz de Metro ha explicado hoy a Efe que los dos primeros vídeos llegaron a esta entidad de forma anónima el pasado verano, y el tercero y cuarto en octubre, y Metro los puso en conocimiento de las empresas de seguridad correspondientes para que se tomaran las medidas oportunas.

La Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad (Aproser) ha expresado hoy su más firme condena ante estas prácticas, "carentes de cualquier tipo de justificación", y ha afirmado que "son casos aislados, pero en todo caso inadmisibles".

Aproser ha destacado que hay más de 80.000 vigilantes de seguridad en España, que es el país de la Unión Europea que exige una mayor formación para poder ejercer como vigilante de seguridad y además hay un estricto régimen sancionador para este colectivo.

La asociación ha condenado "especialmente" el hecho de que ciudadanos procedentes de otros países hayan sido el objeto de las agresiones y ha recordado que Aproser pide desde hace varios años la apertura del proceso de habilitación a los nacionales no comunitarios.

Por su parte, el sindicato UGT en Prosegur ha rechazado "la violencia injustificable de algunos vigilantes de seguridad en el Metro de Madrid" y ha calificado su actitud como inaceptable.

En su opinión, estos son "hechos aislados que en ningún momento pueden poner en duda la profesionalidad contrastada de unos trabajadores tan indignados por lo ocurrido como cualquier otro ciudadano".

UGT ha lamentado que "la actitud de unos pocos irresponsables" pueda afectar al prestigio profesional de la plantilla de Prosegur, compuesta por 60.000 vigilantes "íntegros y preocupados cada día por cumplir son su cometido de manera satisfactoria".

Por su parte, CCOO ha expresado su indignación y su rechazo ante las agresiones difundidas y ha advertido de que "mientras no se les retire la tarjeta de identificación profesional (a los implicados) seguirán trabajando como vigilantes para otras empresas, incluso en la misma red de Metro, como ha ocurrido en otras ocasiones".

El portavoz de CCOO en el sector de la Seguridad Privada, Javier Torrejón, ha pedido que no se criminalice a todo el colectivo de agentes, "que son los primeros interesados en que se depure a estos energúmenos".

Torrejón ha calificado a los implicados en las agresiones como "mercenarios de la seguridad, que van de una empresa a otra en función de quién les paga más".