Jueves, 24 de Abril de 2008

¿Se puede capturar el espíritu de la Wikipedia en un libro?

La decisión de Bertelsmann de lanzar una versión en papel de la Wikipedia no convence a los internautas

BLANCA SALVATIERRA ·24/04/2008 - 22:00h

Una de las salas de lectura de la Biblioteca Pública de Filadelfia. AP

Muchos se han planteado cuál sería el tamaño de la Wikipedia si llegase a imprimirse. La versión inglesa, según los cálculos de un usuario que basó su teoría en libros de 400 páginas, ocuparía más de 800 volúmenes. Cuando este internauta planteó la idea, parecía descabellada, pero la edición alemana de la Wikipedia tendrá una versión impresa, aunque reducida. Bertelsmann ha anunciado que editará un libro en septiembre con los 50.000 artículos más populares de esta edición. Costará 20 euros.

El proyecto tiene su origen en 2004, como detalla el miembro de la Fundación Wikimedia Alemania Tim Bartel. Jimmy Wales, el fundador de la Wikipedia, anunciaba abiertamente a finales de 2005 que, a falta de concretar algunos aspectos, planeaba un libro que recogiera las definiciones de la Wikipedia. Wales expresaba ya entonces su deseo de difundir el conocimiento creado en común a personas sin conexión a Internet.

Bertelsmann puede editar la obra en formato de papel siempre que mantenga la licencia copyleft

Propiedad de los textos
Aunque algunos usuarios ven en el papel una nueva forma de conocimiento no excluyente, otros han mostrado sus dudas sobre si una empresa como Bertelsmann puede lucrarse con un material escrito por voluntarios. Y también se plantean otra duda: con un libro estático, ¿se pierde el espíritu web? 

En lo que respecta a los términos legales, Bertelsmann puede editar la obra en formato de papel siempre que mantenga la licencia copyleft que caracteriza a la Wikipedia. Según se muestra en el apartado de derechos de autor, "el contenido puede ser copiado, modificado, redistribuido y usado incluso comercialmente siempre y cuando la nueva versión garantice la misma libertad a otros y reconozca la fuente".

El miembro del comité de comunicaciones de la Fundación Wikimedia Juan David Ruiz mantiene que la Fundación es "inexperta en el campo editorial" y que ni siquiera es la editora de los contenidos de on-line. "Sólo actúa como un sitio que cobija las ediciones de los usuarios, que son los autores de los artículos", añade. Pero hay quien opina que la edición en papel rompe con el espíritu de la Wikipedia on-line, caracterizada por la edición constante de los artículos, la incorporación casi instantánea de acontecimientos y los enlaces a otras páginas que amplían la información.

"Para convertirse en una fuente de recursos educativos es necesario utilizar medios que puedan ser consultados"

Ruiz se muestra firme: "Para convertirse en una fuente de recursos educativos en países del tercer mundo o en vías de desarrollo es necesario utilizar medios que puedan ser consultados". También se muestra comprensivo ante algunas críticas: "A mí ya no me sirve una enciclopedia de papel porque se va a desactualizar, ya tengo la Wikipedia y la uso a diario, y ya se derribó el mito que su calidad es inferior a las tradicionales". Y añade: "Pero no puedo ser tan egoísta de pensar que ésta es la situación de todo el mundo".

De la Web al papel
Wikimedia Argentina también tiene entre sus planes impulsar ediciones de la Wikipedia en papel u otros soportes. Según fuentes cercanas al proyecto, se trata una idea que responde a la necesidad existente en ese país de llevar el conocimiento a zonas que tienen difícil el acceso a la Red. Por otro lado, la apuesta de Bertelsmann no es tan extraña, pese a animarse a la publicación de una obra en la que "los artículos permanecerán siempre libres y podrán ser usados por cualquiera".

Son varias las editoriales que se han animado a publicar en formato libro la totalidad de un blog ya publicado on-line. Uno de los ejemplos es el del escritor Hernán Casciari y sus blog/libro Diario de una mujer gorda y Orsai, editados por Plaza & Janés bajo los títulos Más respeto, que soy tu madre y España, perdiste. Para Casciari, el hecho de publicar en papel un contenido on-line depende del tipo de textos que se realicen. Con respecto a la Wikipedia impresa, Casciari cree que "lo más interesante de esta enciclopedia es su dinamismo, algo que se pierde". También se muestra tajante cuando se le pregunta si cree que publicar un contenido on-line resta ventas a una edición en papel. "Todo lo contrario. Es un elemento de promoción", añade.

La Enciclopedia Británica se abre con timidez

A algunos de los medios llamados ‘tradicionales’ les cuesta virar a Internet. La Enciclopedia Británica es un claro ejemplo de cómo la cercanía al abismo obliga a tomar decisiones aperturistas, descartadas en principio. La consulta de sus 65.000 artículos en la Red sólo es accesible mediante una suscripción de 70 dólares al año, pero sus editores han decidido abrir sus contenidos a los que tengan una página web. El servicio, denominado Britannica Webshare, va a permitir que esos autores enlacen artículos de la enciclopedia, aunque no es un servicio abierto. Los editores pueden admitir o no la petición del solicitante, basándose en criterios de actualización, interés de los contenidos y si los editores encuentran a esa persona “cualificada”. Si se acepta su petición, esto tampoco implica que el autor del blog pueda enlazar todo tipo de contenidos. Los expertos interpretan este mínimo aperturismo de la Enciclopedia Británica como una forma de competir con la Wikipedia, una batalla que en este momento tiene perdida. Por otro lado, el argumento de la fiabilidad de los contenidos esgrimido en ocasiones por los defensores de la Enciclopedia Británica ha encontrado respuesta en iniciativas como la de Citizendium, la escisión de Wikipedia en la que la edición final está en manos de expertos. 

Noticias Relacionadas