Jueves, 24 de Abril de 2008

La fiscalía investiga a un alcalde por insultos al rey

RAÚL BOCANEGRA ·24/04/2008 - 20:12h

“El Borbón de condición deleznable, el presente, no es menos deleznable de lo que su padre. Es hijo de un crápula, de una persona de condición licenciosa, deplorable, deleznable. No menos licenciosa que la de su esposa. El rey, señores, porque su procedencia lo es, es corrupto”. Ésta es sólo una de las perlas que el alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso (IU), dedicó, en un ataque brutal, a Juan Carlos I el pasado 14 de abril en la casa de la cultura de Los Barrios (Cádiz).

En el año 1982, el rey solicitó –prosiguió Barroso– a través de la Casa Real, una ayuda para abortar el proceso de expropiación de Rumasa. Solicitó seis millones de dólares de la época, de los que le fueron entregados tres para abortar el proceso. Si el rey tiene huevos que lo niegue, porque yo sé quién le dio el dinero y cómo. Y si los medios fueran capaces de reproducirlo, yo me someto a la exigencia jurídica del sistema para demostrarlo o no”.

La fiscalía de Cádiz ya ha abierto diligencias informativas de oficio para comprobar si pronunció estas palabras. Si lo hizo, según fuentes de la fiscalía, será acusado de un delito de calumnias e injurias a la Corona, castigado en el artículo 490 del Código Penal con hasta dos años de cárcel. El caso, por la materia, podría acabar en la Audiencia Nacional. “Pues nada, que me metan en la cárcel. Ahora, si me procesan, yo voy a tratar por todos los medios de que el caso se convierta en un proceso contra la monarquía”, aseguró ayer Barroso a Público en conversación telefónica.

Forma convencida de hablar

El regidor afirmó también estar “sorprendido” porque, aseveró, lo mismo que dijo el 14 de abril en un acto de homenaje a la II República lo ha manifestado en “300.000 ocasiones”. Y agregó: “Es una forma convencida de hablar”.  Barroso no sólo corroboró sus palabras, sino que añadió otras: “La opinión pública está adocenada y los medios de comunicación son complacientes”. “El rey se rodea de un entorno empresarial corrupto. De ello, se colige que el rey también lo es”, remachó.

Barroso dio su discurso, según recogió el diario gratuito Viva Cádiz, tras recoger un diploma del Ateneo republicano. Según el relato del rotativo, –cuyo director, Mauricio Navascués, aseguró ayer a Público que tenía la grabación de las palabras y que ésta se encontraba a disposición de la fiscalía–, el alcalde apostó por que las fuerzas de izquierdas se unan “de forma democrática” para terminar con la monarquía. Y agregó esta imagen: “Y al Borbón, aunque no lo colguemos con los intestinos de los obispos, lo tendremos que echar”.  

Barroso se refirió al sistema de protección de la corona y manifestó que si el rey atropellaba a una joven y ésta muere, “no se le podría imputar”. “Quedaría sin el obligado castigo como resultado de un hecho que tiene que ver posiblemente con su acostumbrada vinculación etílica”, añadió. El alcalde se quejó ayer de que los ciudadanos sí son imputables, mientras que “la monarquía es de naturaleza inimputable”. “Es un asunto dramáticamente antidemocrático”, concluyó.

La dirigente de IU, Concha Caballero, calificó de “peculiar forma de hablar” la de Barroso, y el diputado andaluz, Juan Manuel Sánchez Gordillo, lo arropó sin tapujos: “El rey no es intocable”.

De apodos y un hermano empresario 

José Antonio Barroso es el histórico alcalde de Puerto Real (38.000 habitantes), la localidad golpeada por la crisis tras el cierre de la multinacional Delphi. No es la primera vez que critica al rey con adjetivos gruesos. En la pasada campaña electoral, además de apodar a José Luis Rodríguez Zapatero el Hugh Grant de la política, a Manuel Chaves, Pinocho, y al PSOE, Mortadelo, aseguró: “El entorno empresarial más cercano del Jefe del Estado está en la cárcel o lo están buscando”. También ha sido vinculado a los negocios de su hermano y de un ex concejal. Entre ambos tienen 96 propiedades en Puerto Real, con un valor aproximado de casi 10 millones de euros. 

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad