Jueves, 24 de Abril de 2008

St Martin-in-the-Fields regresa con una espectacular vidriera

EFE ·24/04/2008 - 21:08h

EFE - Con esta espectacular vidriera, la iglesia St Martin-in-the-Fields, una de las más afamadas de Londres, se reabre la próxima semana en todo su esplendor tras una restauración que la ha mantenido oculta durante los dos últimos años.

Con una espectacular vidriera que llena de luz el templo, la iglesia St Martin-in-the-Fields, una de las más emblemáticas de Londres, regresa la próxima semana en todo su esplendor tras una restauración que la ha mantenido oculta tras las vallas durante los dos últimos años.

Los trabajos de renovación del templo anglicano, consagrado en 1726 y situado en la esquina noreste de Trafalgar Square, han buscado "llevar toda la luz natural posible hacia el interior del edificio", explicó hoy el arquitecto responsable del proyecto, Eric Parry, durante una visita para la prensa.

Pero también conseguir un resultado más próximo al diseño barroco original de James Gibbs, un icono en arquitectura religiosa.

Y, así, una parte crucial en la restauración, que ha tenido un presupuesto de 36 millones de libras (45 millones de euros), ha sido la colocación tras el altar de la nueva vidriera, una composición abstracta monocroma con una estructura de acero inoxidable que evoca el sufrimiento de Cristo en la cruz.

"El resultado me ha sorprendido hasta a mí", confesó hoy la artista iraní responsable del diseño, Shirazeh Houshiary, finalista del prestigioso premio Turner de arte contemporáneo y a quien impactó la oscuridad del templo cuando lo visitó antes de la restauración.

La nueva obra contrasta con su antecesora, una vidriera de colores instalada en St Martin tras los daños sufridos por la iglesia en los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial (1939-45).

Situada en la fachada este del edificio, la vidriera, sencilla en su diseño, guarda una mayor semejanza con la utilizada en 1725: "Es una visión contemporánea de aquella idea", explicó la artista.

La sensación de luminosidad se ve realzada, según el arquitecto responsable de la restauración, por el fuerte contraste entre los refinados trabajos de escayola de los techos y la madera oscura de bancos, púlpito y otras piezas del mobiliario.

"Se ha logrado un espacio de retiro en mitad de una de las zonas más bulliciosas de Londres", destacó Parry.

Los trabajos también han incluido la restauración y limpieza del exterior de St Martin, que, cuando fue completada en 1725, era conocida como "la iglesia blanca" debido a la extraordinaria luminosidad de la piedra.

Además, se han añadido al templo importantes espacios: un pabellón de cristal por el que se accede a un importante conjunto de nuevos espacios subterráneos, entre ellos una sala multiusos y otra de ensayos para los músicos.

Y se han creado nuevos accesos al "Café en la cripta", uno de los más visitados por los turistas en el centro de Londres.

Para celebrar tantos cambios, la iglesia, que llegó a permanecer cerrada varios meses debido a las obras, acogerá durante tres semanas un calendario de conciertos que tendrá su punto culminante entre el 12 y el 16 de mayo con los "Encuentros Barrocos", uno de los eventos musicales más importantes del año.

El programa incluye, entre otros, al prestigioso director holandés Ton Koopman al frente de la Amsterdam Baroque Orchestra.

Y es que el templo anglicano es, con más de 350 conciertos al año, una de las salas de conciertos más animadas del Reino Unido, aunque su relevancia va más allá de lo musical, ya que la iglesia ha sido testigo de la historia británica en los últimos siglos.

En 1914, al principio de la Primera Guerra Mundial, el reverendo Dick Sheppard abrió la iglesia y su cripta día y noche para dar comida y refugio a las tropas británicas en su camino de ida y vuelta de Francia.

Y en 1940, durante la Segunda Guerra Mundial, una bomba causó graves daños en el edificio, cuya cripta fue utilizada como refugio de los bombardeos.