Jueves, 24 de Abril de 2008

Maestros, funcionarios públicos y guardacostas van a la huelga en el Reino Unido

EFE ·24/04/2008 - 12:35h

EFE - Unos pasajeros inspeccionan un panel informativo en la estación de metro londinense de Leicester Square, el 3 de septiembre de 2007 por una huelga de tres días convocada por los funcionarios del Metro de Londres.

Maestros, funcionarios públicos y guardacostas británicos secundan hoy paros de 24 horas en demanda de mejoras salariales, en una de las peores oleadas de huelgas que afronta el Gobierno laborista en diez años.

Miles de escuelas en Inglaterra y Gales permanecerán hoy total o parcialmente cerradas por la primera medida de fuerza en 21 años que apoyan los docentes, que consideran insatisfactorio el aumento de sueldo ofrecido por la Administración británica.

La medida ha sido convocada por el Sindicato Nacional de Maestros (NUT, siglas en inglés) y está previsto que miles de educadores se sumen a diversas manifestaciones en el país.

Los docentes consideran que la oferta salarial, escalonada en los próximos tres años -un aumento de 2,45 por ciento en el primer ejercicio y 2,3 por ciento en los otros dos- está por debajo de la inflación.

Los miembros del NUT solicitan un incremento del 4,1 por ciento, igual que el Índice de Precios Minoristas.

El viceministro británico de Colegios, Jim Knight, dijo hoy que los padres se sienten "frustrados" por esta huelga y aseguró que la propuesta de aumento es "razonable" y no será mejorada.

"Los padres se sienten frustrados y consideran que es inconveniente que los niños pierdan (una jornada de) educación. Yo comparto ese sentimiento", subrayó Knight.

Agregó que la medida ha sido convocada en un "momento muy difícil" para muchos niños que tienen exámenes en unas semanas.

Sin embargo, la secretaria general en funciones del NUT, Christine Blower, indicó hoy que la huelga es el "último recurso" que tenían puesto que los maestros han recibido alzas por debajo del nivel de la inflación, pese a su compromiso y trabajo profesional, la falta de docentes, el exceso de trabajo y el descenso de la moral entre ellos.

La Cámara de Comercio Británica ha advertido de que la medida de hoy puede costar a los negocios 68 millones de libras (88 millones de euros) por horas de trabajo perdidas ya que los padres se han visto obligados a pedir la jornada libre para cuidar a sus hijos.

A la huelga de los maestros se suma la que secundan hoy unos 100.000 funcionarios de diez departamentos del Gobierno, también en demanda de mejoras salariales.

El Sindicato de Servicios Público y Comercial (PCS) ha convocado esta medida por los planes de la Administración británica de ofrecer incrementos salariales por debajo de índice de inflación.

Entre los departamentos afectados figuran, entre otros, el Ministerio de Trabajo y Pensiones, el de Interior y el de Transporte.

Los empleados que trabajan en el control de pasaportes de los aeropuertos secundan la huelga, por lo que se espera que haya retrasos en las principales terminales aéreas.

Entre tanto, unos 700 miembros del servicio de guardacostas empezaron anoche una huelga de 24 horas, por las mismas razones que los maestros y los trabajadores del sector público.

El secretario general del PCS, Mark Serwotka, dijo que el alcance de las medidas es enorme y el personal está "furioso" por las ofertas de sueldos por debajo de la inflación.