Jueves, 24 de Abril de 2008

La Red de Regiones europeas estudia en Bilbao la posibilidad de usar un etiquetado común "libre de transgénicos"

EFE ·24/04/2008 - 14:40h

EFE - Un policía y un perro pasean a través de los campos de maíz transgénico cerca de Strausberg, Alemania, en previsión de algún problema por la iniciativa "Sacar la basura transgénica", una protesta que tuvo lugar en Baden-Wuerttemberg en agosto de 2005 y que lucha contra el crecimiento del maíz transgénico.

La VI Conferencia de la Red de Regiones Europeas Libres de Organismos Modificados Genéticamente (OMG), que se celebra hoy y mañana en Bilbao, debatirá sobre la posibilidad de utilizar un etiquetado común para este tipo de productos y garantizar así la libre elección del consumidor.

Así lo expresó el consejero vasco de Agricultura, Gonzalo Sáenz de Samaniego, quien participó en la inauguración de estas jornadas de trabajo junto al lehendakari, Juan José Ibarretxe, y a la presidenta de la citada Red y consejera de Agricultura de Toscana (Italia), Susana Cenni.

En su intervención, Sáenz de Samaniego destacó que durante la conferencia se hablará de la ausencia de contaminación en los cultivos; de la apuesta por una agricultura convencional y ecológica, y principalmente, de la posibilidad de utilizar el etiquetado "libre de transgénicos".

El consejero expuso que durante el último año se han producido "hechos relevantes" relacionados con esta Red, como son, según dijo, la celebración en diciembre de 2007 de la conferencia sobre piensos no transgénicos, la moratoria propuesta por Francia sobre el cultivo de maíz modificado y la decisión del Parlamento alemán de autorizar el etiquetado de productos libres de OMG.

Manifestó también que, además, sería "oportuno" reflexionar sobre la inserción de las políticas de las regiones que han optado por una agricultura de calidad en el marco de la nueva política agraria común.

En la inauguración de la conferencia también intervino el lehendakari, quien afirmó que el País Vasco se ha marcado como objetivos que el sector agroalimentario base su competitividad en "la diferenciación por la calidad" y que los productos vascos se conviertan en un referente de "buen hacer" en el mundo.

Esto significa, según añadió, que los transgénicos "no forman parte" de esta política, que busca impedir los cultivos modificados así como establecer sistemas de control y trazabilidad de todos los productos agroalimentarios.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad