Jueves, 24 de Abril de 2008

Amplio seguimiento de la huelga en Airbus Francia contra la venta de plantas

EFE ·24/04/2008 - 13:48h

EFE - Imagen de los aviones Airbus A380 en la sección de ensamblaje de la fábrica de Airbus en Toulouse, Francia.

La huelga de cuatro horas convocada esta mañana por los sindicatos de Airbus Francia para oponerse a la cesión de dos plantas francesas tuvo un seguimiento mayoritario en los centros de trabajo, delante de algunos de los cuales se organizaron concentraciones.

Fuerza Obrera (FO), principal sindicato en Francia del fabricante aeronáutico europeo, cifró la proporción de huelguistas en el 80% en el complejo de Toulouse (sur), el mayor con diferencia de la empresa en este país, donde emplea a más de 20.000 personas.

La dirección de la compañía, por su parte, calculó a media mañana que los participantes en la protesta eran un 60% de los operarios de los centros de Toulouse, un 65% en Méaulte (norte), un 50% en Saint-Nazaire (oeste) y un 40% en Nantes (oeste).

Frente a las plantas de Toulouse se concentraron unos 1.500 manifestantes, según la compañía, otros tantos entre Saint-Nazaire y Nantes, y varios cientos en Méaulte.

El paro estaba programado entre las 7.30 y las 11.30 locales (5.30 a 9.30 GMT) salvo en Méaulte, donde los sindicatos habían previsto que durara dos días.

El motivo de la protesta era reclamar a la dirección el mismo trato para las dos factorías francesas que Airbus quiere vender (Saint Nazaire Ville y Méaulte), que para las tres alemanas que inicialmente debían ser cedidas, pero que al final van a seguir en el grupo mediante su integración en una filial.

A juicio de los sindicatos, esa venta ya no está justificada desde el momento en que Airbus ha renunciado a desprenderse de las fábricas germanas, máxime cuando la empresa había garantizado "igualdad de trato" entre los países.

El grupo aeronáutico europeo ha mantenido negociaciones exclusivas con el francés Latécoère para traspasar la propiedad de Méaulte y Saint-Nazaire Ville, así como con la compañía británica GNK para venderle Filton, en el Reino Unido.