Jueves, 24 de Abril de 2008

La antorcha olímpica prende en Australia en medio de seguidores chinos y tibetanos

EFE ·24/04/2008 - 03:58h

EFE - Un asistente chino encargado de la llama olímpica la sostiene entre sus manos a su llegada a Canberra (Australia).

El recorrido de la antorcha olímpica en Australia comenzó hoy en la capital del país con una ceremonia aborigen y marcada por la tensión que produce la proximidad de miles de seguidores de China y del Tíbet.

Los altercados y roces entre ambos bandos antes del arranque oficial han sido contados y ninguno desembocó en enfrentamientos violentos, aunque los cuerpos de seguridad detuvieron a una persona.

El ambiente festivo predominó en general entre los asistentes hasta que se llega a tramos donde los prochinos y los protibetanos se encontraban cerca.

"¡Vete a casa! El Tíbet es parte de China", le espetó un grupo con banderas chinas a otro, de número inferior, que pasaba al lado con emblemas tibetanos.

Una madre australiana, que había llevado a sus hijos a presenciar el acontecimiento, procuraba espantar a cualquier miembro de ambos bandos que se colocaba a su lado.

"Hemos venido a ver la antorcha. No quiero a nadie con pancartas a mi lado", explicó la mujer a la televisión australiana.

Los organizadores insistían por la red de megafonía que por favor los prochinos y los protibetanos, quienes se han visto desbordados por la masiva afluencia de los partidarios de Pekín, procuraran mantenerse separados y guardar distancia.

Ted Quinlan, del comité organizador, señaló que estaban sorprendidos por la cantidad de miembros de la comunidad china que había acudido a Canberra y opinó que se trataba, "obviamente, de un plan bien coordinado para dominar la jornada por número".

"Nos han asegurado que se efectuará de manera pacífica", apuntó Quinlan.

La deportistas aborigen Tania Major, Joven Australiano del 2007, fue la primera en tomar la antorcha e iniciar la marcha de relevos de 16 kilómetros, cuyo tramo final lo recorrerá el plusmarquista de natación Ian Thorpe.

Los defensores de los derechos humanos en China, de la libertad del Tibet y del Turkmenistán, del respeto a la minoría musulmana Uyghur aprovecharon la salida de Major para dirigirse al Parlamento nacional, en las proximidades, y continuar allí con su protesta pacífica.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad