Miércoles, 23 de Abril de 2008

El CNI se vuelca en liberar a los rehenes de los piratas

Los expertos calculan que el rescate puede llegar a dos millones de dólares

ANA PARDO DE VERA ·23/04/2008 - 22:10h

EFE - Imagen del Playa de Bakio, el barco secuestrado en Somalia.

El Gobierno ha puesto toda la carne en el asador: la diplomacia, la inteligencia y la disuasión -es decir, la fuerza exhibida sin uso-. De la diplomacia se encarga, en primera persona y respaldado por gestiones del Gobierno al máximo nivel, Nicolás Martín Cinto, el embajador en Kenia, que ya se ha reunido con las más altas autoridades.

De la inteligencia se ocupan los agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que, desplegados en la zona, han sido reclamados por el Ejecutivo para centrarse en las labores de apoyo al embajador. La fuerza la aportan el despliegue militar -la fragata Méndez Núñez y el avión de reconocimiento y vigilancia P3 Orión, que ayer envió a la zona el Ministerio de Defensa- y los cuatro GEOS (Grupo Especial de Operaciones), que acompañan a Martín Cinto, sin intención de intervenir en el rescate.

Las cifras del rescate

Los piratas que mantienen secuestrado el Playa de Bakio sólo quieren dinero. Pero el Gobierno se niega a hablar de ese asunto, aunque en medios diplomáticos se apunta el modelo francés en el caso del secuestro del yate Le Ponant como referente. En ese caso, Francia pagó un rescate de dos millones de dólares, aunque detuvo posteriormente a los secuestradores con el botín. Efectivamente, conocedores del modus operandi de estos delincuentes cifran entre medio millón y dos millones de dólares las cantidades que suelen exigir.

Los marineros -cinco vascos, ocho gallegos y 13 africanos- están "tranquilos y bien", a pesar de la situación dramática que viven, según confirmó ayer Miguel Ángel Moratinos. El jefe de la Diplomacia española, además, informó de que a los familiares de los secuestrados se les ha pedido "discreción". La última en hablar para Radio Euskadi, ayer por la mañana, fue Ainhize Sesma, hija de uno de los tripulantes vascos, que se mostró convencida de que su padre regresará "el lunes". También de "días" habló el Gobierno vasco cuándo se le preguntó sobre la duración del secuestro.

España ha logrado ya el apoyo de la UE, que el martes 29 abordará el problema de la piratería en el Índico. Asimismo, el Gobierno ha encargado al Representante Permanente de España en la ONU que trabaje para impulsar un sistema colectivo de seguridad contra este tipo de delincuencia en el seno de este organismo.

El rescate de Le Ponant, el modelo que sigue España

secuestro de un barco de lujo francés
El pasado 4 de abril, los piratas somalíes secuestraron el velero de lujo Le Ponant con 30 personas a bordo. Al cuarto día del secuestro, los corsarios inmovilizaron el barco frente a la costa de Garaad (Puntland).

comienza la ‘Operación Thalatine'
Desde las primeras horas del secuestro, los ministerios de Defensa y de Exteriores abrieron una célula de crisis y lanzaron la operación militar Thalatine, con tres buques de guerra y varios comandos de soldados de élite, además de un equipo del GIGN, la gendarmería de intervención especial.

aparente negociación y pago de un rescate
El armador del Le Ponant negoció con los secuestradores y les pagó dos millones de dólares por liberar a los rehenes, pues tenía instrucciones del dispositivo de París de dar prioridad absoluta a la protección de la integridad física de la tripulación. Tras el pago del rescate, los piratas huyeron y los secuestrados fueron liberados.

seguimiento militar y detención
Los piratas fueron seguidos de cerca por un buque militar francés y un avión de observación. Los detuvieron en Somalia los soldados de los Comandos de Operaciones Especiales (COS) y el ejército francés los trasladó a París para ser juzgados.

Noticias Relacionadas