Miércoles, 23 de Abril de 2008

El PP azuza también la guerra del agua en Andalucía

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·23/04/2008 - 21:25h

El PP ha abierto en Andalucía, y muy especialmente en Almería y Granada, un nuevo campo de batalla de la guerra del agua abierta con el ministrasvase al área metropolitana de Barcelona. El líder del PP andaluz, Javier Arenas, y el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, presidieron este miércoles en Almería un acto que, ideado como una especie de pequeña cumbre temática, sirvió para reivindicar el Plan Hidrológico Nacional (PHN) y criticar al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por su supuesto trato de favor a Catalunya.

“El PP irá a la calle” para reivindicar, “como la gota malaya, la solidaridad interterritorial”, advirtió Arenas, que añadió que al PSC y al presidente de Aragón, Marcelino Iglesias (PSOE), “debería caérseles la cara de vergüenza” por “condenarnos al subdesarrollo”. “Me siento con más fuerza que nunca para defender el trasvase del Ebro”, advirtió Camps.

El acto certificó la incorporación de Arenas al bloque de beligerancia en la guerra del agua encabezado por Camps y Ramón Luis Valcárcel, presidente de Murcia, que explota el discurso del agravio con Catalunya. Esta idea, y su condición de barones alineados con Mariano Rajoy, los une. Pero los separa su estatus: Camps y Valcárcel tienen mayoría absoluta, Arenas no pudo el 9-M evitar la de Manuel Chaves (PSOE). En las últimas semanas, el líder del PP-A ha centrado  en Almería, su plaza electoral más fuerte, la estrategia de denuncia del agravio. “Hay una discriminación brutal”, dijo en Granada, donde avanza el PP.

Esta estrategia hallará otra expresión este viernes con una reunión en Alicante entre los alcaldes de esta ciudad, Castellón, Valencia, Murcia y Almería para consensuar un documento. Camps pidió a Jordi Hereu, alcalde de Barcelona (PSC), que se sume a la plataforma. Parece, la verdad, muy poco probable.