Miércoles, 23 de Abril de 2008

"Sobra egocentrismo y falta autocrítica"

La actriz y directora teatral Simona Levi reabre en Barcelona el Conservas

LÍDIA PENELO ·23/04/2008 - 21:21h

Simoneta Levi.

"Hay un gran enigma alrededor del orgasmo femenino del que no sabe nada nadie. Todavía hay un elevado grado de frigidez", lamenta Simona Levi (Turín, 1966). La actriz, directora y productora teatral acaba de abrir por tercera vez el Conservas, un local con quince años de historia en la ciudad condal. Vinculado a la creación artística, el espacio crea y produce acciones de arte, cultura y pensamiento. De las diversas iniciativas, Levi a veces es el motor; otras, el peón y en algunas, ni está presente. Pero de los temas que maneja en la sala, las cuestiones de género son las que más la estimulan. Ahora está formando un taller sobre prácticas relacionadas con la política del cuerpo, "prácticas lúdicas, pero también para el disfrute, y no cuento más porque si no los vecinos me denuncian...", apunta Simona con una sonrisa provocadora. Con un tono más serio, la artista añade que las malas prácticas del machismo tienen mucho que ver con que el orgasmo sea cada vez una incógnita menor para muchas mujeres.

Una activista con tacones

Reivindicadora de lo femenino, Simona Levi siempre lleva tacones y los labios pintados. Empezó a hacer danza en una casa okupada de su Turín natal, después viajó por varios países como Francia, Holanda, Inglaterra y Suiza, y de cada uno aprendió diversas experiencias artísticas. Aterrizó en Barcelona hace trece años y, desde entonces, sus obras han protagonizado las movilizaciones sociales de la ciudad condal. Su última lucha fue impulsar el Colectivo V de Vivienda, que consiguió llevar al Congreso el tema del derecho a una vivienda digna. "Eso estuvo bien. Aunque Carmen Chacón nos metió un golazo, el colectivo se está rearmando".

Levi reniega del arte por el arte. "Hay una hiperproducción cultural cínica que dice que se ocupa de lo cultural, pero que en realidad está vacía. Yo me avergüenzo de un sistema que se basa en la espectacularización", lamenta la performer italiana.

Poderoso Don Dinero

Para ella, el arte actual es uno de los pilares del capitalismo y piensa que esa fórmula tiende al fracaso. Los argumentos los tiene muy claros: "Lo que se representa en los teatros sólo interesa al mundillo. Al igual que a las ferias de construcción van los constructores, al teatro van los productores. El panorama escénico se aguantará hasta que el capital lo aguante. Desde las artes, se necesita autocrítica, hay que darse cuenta de que en realidad no tienes un público, los que te vienen a ver son colegas para que les devuelvas la visita. En el sector, sobra egocentrismo", añade la incansable Levi.

En 1993, en pleno barrio del Raval, Simona Levi abrió un local para promover la producción escénica local independiente y de calidad. Lo llamó Conservas y en pocos meses el local se convirtió en un referente único que conseguía lleno absolutos todas las noches.

Ahora, en su tercera etapa, el espacio continúa generando sistemas de trabajo en red para conseguir que el arte sea una herramienta de transformación social y de comunicación. Simona Levi persigue una revolución ética y una revolución política, por eso a la nueva etapa del Conservas la presenta como la etapa del "arte, la política y otros excesos".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad