Miércoles, 23 de Abril de 2008

El beneficio recurrente de Unión Fenosa superará los 900 millones de euros este año

EFE ·23/04/2008 - 16:27h

EFE - El presidente de Unión Fenosa, Pedro López Jiménez, durante su intervención ante la Junta General Ordinaria de Accionistas de la eléctrica,que se ha celebrado hoy en segunda convocatoria.

Unión Fenosa prevé alcanzar este ejercicio un beneficio neto recurrente (sin resultados extraordinarios) de 921 millones de euros, cifra que duplica los 460,5 millones obtenidos en el año 2005, anunció el presidente de la eléctrica, Pedro López Jiménez, en la Junta de Accionistas.

El directivo alabó las cualidades "magníficas" del nuevo ministro de Industria, Miguel Sebastián, para dirigir el departamento y pidió al Gobierno que se limite el uso de las denominadas tarifas eléctricas de último recurso, que sustituirán al actual modelo tarifario regulado desde 2009.

La Junta de Accionistas, a la que asistió el 76,41 por ciento del capital, aprobó la reorganización del Consejo, en el que entra por primera vez una mujer, un desdoblamiento de acciones (split) y el pago de un dividendo complementario el próximo 1 de julio de un euro por título, cantidad que se añade a los 0,62 euros ya abonados en enero.

ACS, principal accionista de Unión Fenosa con el 45,3 por ciento del capital, ingresará un total de 231,8 millones de euros en concepto de dividendo.

El máximo órgano de la eléctrica tendrá dos consejeros en representación del Banco Pastor y Caixa Galicia, entidades que han reducido su participación en la eléctrica y pierden peso en el Consejo aunque conservarán sus vicepresidencias, y dos representantes de Caixanova y la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), que actualmente controlan algo más del 5 por ciento cada una.

Los dos nuevos consejeros son María Victoria Vázquez, por Caixanova, y Vicente Sala, de la CAM.

ACS pierde un consejero para no superar más de la mitad del Consejo.

Tras estos cambios, que persiguen representar adecuadamente el accionariado de la compañía, el máximo órgano reduce de 22 a 20 sus miembros.

Durante su intervención ante los accionistas, López Jiménez destacó que "las raíces, relaciones y compromisos" adquiridos a lo largo de los años con sus accionistas gallegos históricos "continúan manteniendo su sentido".

El directivo avanzó que el beneficio neto de este año, excluidos los resultados extraordinarios, "previsiblemente podría duplicar el beneficio recurrente del ejercicio 2005", que ascendió a 460,5 millones.

Un beneficio de 921 millones de euros representaría un incremento del 28 por ciento sobre el logrado por Unión Fenosa en 2007.

Asimismo, dijo que los resultados del primer trimestre del año, que la compañía presentará mañana, estarán "en línea con el crecimiento de dos dígitos" previsto.

Las acciones de la eléctrica subieron el 2,17 por ciento y cerraron la sesión de hoy a 42,9 euros.

En su discurso, López Jiménez instó al Gobierno a solventar el problema del déficit de tarifa y a limitar el número de usuarios que puedan acogerse a las tarifas de último recurso.

A su juicio, el término tarifa de último recurso "confunde, ya que lejos de ser residual afecta a un elevado porcentaje de clientes".

Tanto la tarifa de último recurso, a la que podrán acogerse los consumidores domésticos y las pymes, como el déficit de tarifa, dañan la rentabilidad, crean inestabilidad en el sector y restan atractivo a las inversiones, dijo.

Además, alertó sobre "las tentaciones" de limitar los precios de la electricidad para controlar la inflación y aseguró que la contención del consumo de energía sólo se logrará "si los usuarios reciben señales adecuadas a través de precios reales".

López Jiménez confió en el buen hacer del ministro de Industria, Miguel Sebastián, a quien incluyó entre los miembros "liberales-progresistas" del Ejecutivo, para afrontar los retos energéticos pendientes y avanzar en la liberalización del sector.

En cuanto a los posibles movimientos corporativos en el sector, López Jiménez aseguró lacónico: "no tengo la menor idea", aunque a continuación señaló que "ponerse de moda no viene mal". "El ser objeto de deseo siempre es mejor a que te miren con repugnancia", concluyó.