Miércoles, 23 de Abril de 2008

Pedro Cano presenta "Identidad en tránsito", basado en el éxodo de los albaneses

EFE ·23/04/2008 - 20:49h

EFE - Vista de algunos de los veinte óleos del pintor español Pedro Cano en los que se muestran imágenes de hombres y mujeres, todos de espalda, sin identidad, que van en camino, que cuentan sus vidas a través de sus cuerpos y gestos, y que forman parte de la exposición "Identità in transito" (Identidad en tránsito), que estará abierta al público desde mañana, 24 de abril, hasta el 8 de junio en el Museo de las Termas de Diocleciano de Roma.

El pintor español Pedro Cano presentó hoy en Roma "Identità in transito" (Identidad en tránsito), veinte grandes óleos en los que muestra imágenes de hombres y mujeres, todos de espalda, sin identidad, que van en camino, que cuentan sus vidas a través de sus cuerpos y gestos.

Además de los veinte óleos, también forman parte de la exposición una treintena de acuarelas sobre papel, del mismo tema.

Los óleos miden 200 por 140 centímetros, "en los que cabe una persona a tamaño natural", según precisó Cano a Efe, señalando que los grandes cuadros forman una especie de "ejército de hombres y mujeres, todos vistos de espaldas y que no necesitan mostrar la cara para contar a través de sus cuerpos y gestos la experiencia de la vida".

"El cuerpo es un retrato muy fuerte de nosotros mismos. No hace falta ver la cabeza para saber quién es esa persona", precisó Cano, que vive en Italia desde hace cuarenta años.

El pintor, nacido en Blanca (Murcia), contó que estos cuadros nacieron de un acontecimiento ocurrido en Italia en la década de los años 90, cuando miles de albaneses llegaron en un destartalado barco al puerto sureño de Bari huyendo de su país, a la búsqueda de un mundo mejor.

Eran miles de personas que, como sardinas en lata, afrontaron una travesía en un viejo barco, un amasijo de hierros, que milagrosamente no se hundió.

Para afrontar la emergencia, las autoridades italianas los llevaron a un estadio de fútbol, "donde muchos de ellos se deshidrataban debido al sol de justicia que caía, lo que llevó a decenas de ellos a huir por las noches hacia al norte buscando un futuro mejor", recordó hoy Cano.

Se fijó en las fotos que publicaron los periódicos aquellos días sobre ese éxodo y elaboró algunos diseños en blanco y negro sobre "las tremendas dificultades en que se encontraron aquellos desesperados venidos del mar".

Decidió no continuar, pero seguía pensando en ellos y de nuevo volvió a pintar cabezas vistas por detrás y figuras enteras de tamaño natural, en su línea difuminada, de hombres y mujeres, siempre vistos de espaldas y en diferentes actividades cotidianas.

Para Cano, según señaló a Efe, se trata de una vuelta al óleo después de tiempo sin usarlo y a la vez de expresar sus sentimientos sobre ese evento que le marcó y que le hace vivir como espectador de un mundo donde hombres y mujeres salen de las estaciones, van en bicicleta, llevan instrumentos musicales o simplemente caminan, en silencio, con ellos mismos como único equipaje.

Sus mujeres son jovencitas con vestidos livianos que caminan solas, mujeres entradas en años que tiran de un carrito de la compra o llevan bolsas de plástico, y sus hombres algunos caminan con muletas, otros llevan al hombro un acordeón, una madera o una bicicleta o la camisa quitada por el calor. Siempre caminando.

Las bicicletas vuelven a estar en sus pinturas y, en esta ocasión, aparecen en diferentes posiciones en cuatro cuadros.

Pedro Cano utiliza colores ocre, grises, marrón, algún rojizo y pardos. Se ha fijado en la tierra e incluso en el fango, según precisó.

De todos modos a veces los alterna con otros luminosos, aunque su objetivo es crear una atmósfera terrosa.

La exposición ha sido instalada en el Museo de las Termas de Diocleciano y estará abierta al público desde mañana, 24 de abril, hasta el 8 de junio.

Después se trasladará a Florencia, a la Sala d'Arme, del Palazzo Vecchio, donde podrá se visitada desde el 19 de junio al 2 de agosto.

Pedro Cano dijo a Efe que en enero se expondrá en Murcia y después pretende llevarla por otras ciudades españolas.

La exposición cuenta con el apoyo del Gobierno de la Región de Murcia y hoy estuvo en la presentación el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales murciano, Enrique Ujaldón, que manifestó a Efe que Cano representa "lo que Murcia quiere ser, un lugar abierto, no excluyente, una mezcla de universal y de local".