Miércoles, 23 de Abril de 2008

La FAO insiste en la necesidad de mejorar los medios de producción de los agricultores pobres

EFE ·23/04/2008 - 16:30h

EFE - Centenares de filipinos hacen cola para comprar arroz subvecionado por el gobierno, al este de Manila, Filipinas, hoy 23 de abril. Los precios del arroz, del pan y de otros bienes básicos han incrementado los precios en Filipinas. El gobierno ha comenzado a racionar el arroz barato para las familias empobrecidas, limitando el número de kilos que pueden comprar al día. EFE/Dennis M. Sabangan

El director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, abogó hoy por dotar a los agricultores pobres de los medios de producción necesarios para que la crisis alimentaria no se agrave de cara a 2009.

Diouf recordó en una conferencia de prensa en París que la FAO se anticipó al problema de producción actual, que alertó sobre una crisis agrícola y que el pasado diciembre cifró en 1.700 millones de dólares la inversión necesaria para que los países pobres tuvieran medios de producción adecuados para la cosecha del pasado marzo.

"Estamos en Abril", sentenció, además de recordar la escalada de precios de los alimentos, que ha desembocado en una crisis que ha producido violentos disturbios en varios países.

Insistió en que el papel de la organización que dirige consiste en proporcionar estudios, análisis, estadísticas y documentos científicos y en reunir a los responsables de los Gobiernos para que ellos tomen las decisiones.

"Sabemos lo que tenemos que hacer", dijo el secretario general de la FAO, quien añadió que "sólo falta voluntad política y recursos".

Preguntado por la prensa sobre los biocarburantes, precisó que es necesario estudiar cada uno en particular, en función de su origen, de su rentabilidad energética, de la cantidad de agua que necesita y de la política que aplica cada país en subvenciones, entre otros puntos.

Afirmó que, sin analizar todas estas cuestiones una por una, "no se puede decir que se deje de utilizar un tipo de biocarburante".

"Y aunque lo dijéramos, nadie nos escucharía, porque los países a los que les concierne, tienen sus intereses", aseguró.

Por otro lado, Diouf lamentó que exista una "liberalización sin igualdad" en la agricultura, en un contexto en el que los "países fuertes" destinan 1.000 millones de dólares al día para subvenciones agrícolas.

"Los problemas mundiales no van a solucionarse si cada uno se repliega sobre su bastión nacional", agregó.

Defendió el derecho de los agricultores de los países desarrollados "a producir para satisfacer la demanda de una población que va a pasar de 6.000 a 9.000 millones" y precisó que "debemos tener la inteligencia" para encontrar políticas que "no perjudiquen a los agricultores de los países pobres".

Diouf se reunió ayer con el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, quien le confirmó su asistencia a la cumbre de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que tendrá lugar en Roma, sede de la FAO, del 3 al 5 de junio próximo.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad