Miércoles, 23 de Abril de 2008

El Consejero de Seguridad iraquí acusa a Siria e Irán del rebrote de la violencia

EFE ·23/04/2008 - 11:23h

EFE - Soldados iraquíes y estadounidenses en el distrito de Mansur, en el oeste de Bagdad, Irak, después de la explosión de un coche bomba ayer, martes 22 de abril. Hoy el atentado se ha registrado en Ciudad Sadr.

El consejero de Seguridad Nacional iraquí, Muwafak Al Rubeiei, ha denunciado que "la muerte llega -a Irak- desde Siria e Irán", y ha acusado a Damasco de acoger a un alto cargo del depuesto régimen de Sadam Hussein.

En una entrevista publicada hoy por el diario saudí "As Sharq Al Awsat", Rubeiei subrayó que Siria cobija en su territorio al ex vicecomandante del Consejo de la Revolución iraquí, Ezat Ibrahim al Duri, número dos del ex dictador y actualmente en paradero desconocido.

Rubeiei, uno de los principales asesores del primer ministro, Nuri al Maliki, aseguró que cuenta con evidencias de que Al Duri está financiando desde Siria a grupos terroristas y al partido Baaz en Irak, que lideraba el ejecutado dictador Sadam Husein.

Por otro lado, acusó a Siria de permitir a terroristas atravesar su territorio para ir a Irak.

Recordó que uno de los pilares del régimen sirio son sus servicios de inteligencia, y se preguntó cómo es posible que éstos sepan "si una mosca vuela por Damasco", mientras que no son conscientes de la entrada de terroristas suicidas en Irak a través de la frontera que comparten ambos países.

Siria ha negado en reiteradas ocasiones acusaciones en este sentido.

Según Rubeiei, alrededor de 40 terroristas de origen libio han entrado recientemente en Irak desde Siria.

Por su parte, acusó a Irán de respaldar a la milicia del clérigo chií Muqtada al Sadr con armas y adiestramiento.

"Creemos que el objetivo de Irán es conseguir un Irak dirigido por un Gobierno chií sectario y leal a Teherán", comentó Al Rubeiei, quien también señaló que sus vecinos podrían hacer más por la estabilidad en Irak.

Un extremo que nunca se materializará, porque, según este funcionario, "los chiíes de Irak son árabes y están orgullosos de ello".

También dijo que Irán no hace esfuerzos por cooperar con las autoridades iraquíes en la persecución de los terroristas de la red Al Qaeda.