Martes, 22 de Abril de 2008

Alberto Fernández se suma a la pugna por el PP catalán

El edil barcelonés busca que Génova se inhiba en su batalla con Sirera, que tiene el aval de Rajoy

FERRAN CASAS ·22/04/2008 - 22:59h

La derrota del 9-M sumada a la traumática salida de Josep Piqué de la presidencia del partido envenenan el congreso que el PP catalán celebrará el primer fin de semana de julio. Lo enconado de la situación interna no sólo se expresa a través de virulentos comités ejecutivos, también en las candidaturas anunciadas para presidir la formación, relegada a un papel testimonial en el teatro político catalán. Daniel Sirera, presidente accidental, opta a ser elegido. Hace unos días se le sumó la diputada en el Parlament Montserrat Nebrera y ayer lo hizo Alberto Fernández Díaz.


Alberto, hermano menor del actual vicepresidente del Congreso Jorge Fernández Díaz, es en la actualidad portavoz del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona. Ahora busca una segunda oportunidad al frente del partido, que lideró hasta que Piqué le desplazó por deseo de José María Aznar.


Alberto, que el pasado verano bendijo la designación de Sirera en plena crisis por la espantada de Piqué, ha ido marcando distancias con la gestión del actual presidente hasta el punto de acabar formalizando su intención de presentar candidatura a la presidencia para lo que ya cuenta con los avales, según explicó. Los candidatos a presidir el PP deben conseguir el aval de 200 de los 1000 compromisarios que asistirán al congreso. Parece difícil que Nebrera los logre.


El candidato ungido


El nuevo candidato afirmó que, "después de años de silencio", encara el proceso con voluntad "de integración y sin personalismos", marcando así distancias con Sirera y Nebrera. Al final del proceso será necesario, según él, no enfatizar las diferencias sino "profundizar en las coincidencias". Que triunfe Sirera o lo haga Fernández, avalado por sus resultados en Barcelona, dependerá de cual sea el candidato ungido por Génova.


Los Fernández Díaz siempre han tenido una buena conexión con Mariano Rajoy (Jorge siempre ha sido un colaborador próximo suyo desde el año 1996), a quien Alberto dijo ayer apoyar pero cuya posición evitó comprometer. Pero Sirera tiene importantes aliados en Génova, como por ejemplo el secretario general en el Congreso, José Luis Ayllón. La sede central de los populares en Madrid afirmó ayer observar con "el respeto más absoluto" el proceso precongresual en Catalunya. Sirera se mostró convencido de ganar.