Martes, 22 de Abril de 2008

Rijkaard, motivado porque cree que su Barça "puede entrar en la historia"

EFE ·22/04/2008 - 15:34h

EFE - El Barcelona afronta mañana frente al Manchester United su décima semifinal de la Copa de Europa, ronda que ha superado en cinco ocasiones a lo largo de su historia, aunque sólo ha logrado dos títulos, en Londres en 1992 y en París hace dos temporadas. En la foto, el jugador azulgrana Samuel E'too.

El entrenador del FC Barcelona, el holandés Frank Rijkaard, no se arruga ante la presión que existe sobre la entidad catalana y sobre su cargo, y esta noche, en vísperas del partido de semifinales de la Liga de Campeones ante el Manchester United, ante los medios locales e ingleses, señaló que su equipo "puede entrar en la historia".

"Este partido tiene mucha importante porque este Barcelona tiene la oportunidad de entrar en la historia del club y esto debe ser una motivación muy grande", añadió el entrenador barcelonista, que volvió a ofrecer una conferencia informativa parca en contenido, que se complicó aún más por la traducción simultánea al inglés.

De hecho, hacia el final de la comparecencia se generó un pequeño caos, en el que el traductor necesitó un refuerzo del propio Rijkaard, quien se camufló en algunas respuestas cortas y a veces confusas. Algunos miembros de los medios informativos, incluso, abandonaron la poblada sala de prensa del Camp Nou, desbordada de periodistas y envuelta en una atmósfera casi irrespirable por el calor.

El entrenador barcelonista aseguró que ha soñado con una noche mágica en el Camp Nou mañana contra el Manchester United. "Veo al grupo muy motivado. Todos queremos lo mismo. Somos capaces de conseguirlo y estamos con muchas ganas para demostrarlo", dijo Rijkaard, quien no quiso referirse al incidente que vivió el domingo, cuando sufrió un robo en su domicilio particular.

Por otra parte, el entrenador barcelonista eludió la responsabilidad única en esta eliminatoria, cuando se le preguntó si era un reto personal y si entendía que un fracaso también significaría su punto y final como entrenador del Barcelona. "Esto es un objetivo del colectivo. Es difícil que sea un reto personal", precisó.

Cuando se le preguntó si aceptaba para el Barcelona el papel de no favorito, dijo: "¿Tengo que aceptarlo? Lo veo diferente. Creo que no hay favorito. Son dos grandes equipos. Después ya lo veremos en el campo", señaló.

Dijo que Cristiano Ronaldo, estrella del Manchester, no merecerá una atención especial. "No es un partido sólo para un jugador. Esto vale para los dos equipos. Siempre es el trabajo colectivo", apuntó.

De la disponibilidad de Henry, Deco y Messi, Rijkaard evitó pronunciarse, a la espera del último entrenamiento, que realizará esta noche en el Camp Nou a puerta cerrada.