Martes, 22 de Abril de 2008

Hacienda lleva ante el fiscal a 198 españoles por fraude

La investigación de las cuentas de Liechtenstein motiva el envío a Anticorrupción

PÚBLICO ·22/04/2008 - 21:03h

La Agencia Tributaria ha enviado a la Fiscalía Anticorrupción un listado con 198 titulares y beneficiarios individuales residentes en España que tienen depósitos bancarios en Liechtenstein por posible delito fiscal. La Agencia Tributaria dispone de información sobre 80 depósitos que corresponden a grupos familiares, de ahí que haya más titulares que depósitos.

La denuncia ante la Fiscalía tiene su origen en la investigación iniciada por la hacienda alemana cuando los servicios secretos alemanes adquirieron a un empleado del banco LGT de Liechtenstein un DVD con el nombre de los titulares de más de 4.000 cuentas.

Aunque se han producido algunas regularizaciones voluntarias extemporáneas a raíz de la investigación de la Agencia Tributaria, no hay grandes diferencias respecto a la lista de nombres recibida por la hacienda española de las autoridades alemanas con la enviada a la fiscalía. Sin embargo, el secretario general del sindicato de Técnicos Financieros del Ministerio de Economía y Hacienda (GESTHA), José María Mollinedo,señaló que más de veinte depósitos bancarios de Liechtenstein han regularizado su situación para evitar un posible delito fiscal.

Además de España, el intercambio de información iniciado por Alemania con el resto de países del listado de cuentas y depósitos en Liechtenstein ha motivado investigaciones en Estados Unidos, Italia, Reino Unido, Francia, Canadá, Australia, Suecia, Nueva Zelanda. También en Francia o en Italia se ha investigado a cerca de doscientas personas, mientras que en Alemania hay centenares de implicados.

Con la información facilitada por la Agencia Tributaria, la Fiscalía Anticorrupción deberá determinar ahora la presentación de denuncias por delito fiscal ante el juez.

La ley española considera que hay delito fiscal cuando la cuantía defraudada supera los 120.000 euros y existe voluntad de defraudar. Las penas de prisión pueden oscilar entre uno y cuatro años.