Miércoles, 23 de Abril de 2008

El primo de Uribe, detenido por su relación con los paramilitares

El ex senador Mario Uribe Escobar fue detenido en la embajada de Costa Rica en Bogotá, después de que le fuera denegado el asilo político

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·23/04/2008 - 09:25h

 

Las autoridades de Colombia detuvieron hoy en Bogotá al ex senador Mario Uribe Escobar, primo del presidente colombiano, Álvaro Uribe, acusado de presuntos nexos con paramilitares. El arresto se produjo después de que le fuera denegada la solicitud de asilo político en la Embajada de Costa Rica, que la consideró "improcedente".

El ex parlamentario Uribe Escobar fue sacado en una camioneta blindada de la Embajada costarricense custodiada por otros automóviles y motocicletas, y traslado a una dependencia de la Fiscalía colombina.

El arresto de Uribe Escobar se hizo efectivo más de tres horas después de que el Gobierno de Costa Rica rechazara su petición de asilo.

Una vez en la sede de la Fiscalía, Uribe Escobar pasó unos exámenes médicos y pidió que no le dejaran tener contacto con los periodistas.

Concierto para delinquir 

La fiscalía colombiana ordenó hoy la detención del ex senador Mario Uribe Escobar, ex presidente del Congreso y primo del presidente Álvaro Uribe , en el marco de una investigación por sus presuntos nexos con grupos paramilitares, informaron fuentes judiciales. La Fiscalía General explicó en un comunicado que el fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Ramiro Marín, ha ordenado la detención sin derecho a fianza del primo del presidente Uribe.

"Uribe es investigado por una reunión que sostuvo con el ex cabecilla paramilitar Salvatore Mancuso antes de las elecciones del 10 de marzo de 2002 y con Jairo Castillo Peralta, alias 'Pitirri', en noviembre de 1998", precisó la entidad judicial. Mancuso fue jefe máximo de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), organización que se disolvió a mediados de 2006 tras desarmar a más de 31.000 paramilitares en virtud de un proceso de paz del Gobierno de Álvaro Uribe. 

El ex presidente del Congreso afronta un proceso por "concierto para delinquir por acuerdos para promover grupos armados al margen de la ley", según la fuente.

El ex legislador se dirigió esta mañana a la sede de la Embajada de Costa Rica, en el norte de Bogotá, donde pidió asilo político.

"La histórica institución del asilo no debe ser desvirtuada"

Pero el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica señaló en un comunicado que "amparado en los principios y normas del derecho de asilo, y con base en la información disponible, considera improcedente dicha solicitud" y subrayó que "la histórica institución del asilo no debe ser desvirtuada".

Antes de que el ex senador saliera de la Embajada de Costa Rica una tanqueta de la Policía aparcó frente a la residencia, lo que hizo pensar que en ese vehículo iba a ser sacado el ex parlamentario.

Desde que el congresista se refugió en la Embajada, víctimas o familiares de víctimas del grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) rodearon la casa diplomático pidiendo justicia y mostrando fotos de personas asesinadas por paramilitares.

Además, solicitaron que no se le otorgara a Uribe Escobar el asilo diplomático en la nación centroamericana y a la salida del vehículo le arrojaron papeles y gritaron consignas contra el ex legislador.

Mario Uribe Escobar fue acusado de participar en una supuesta reunión con jefes de las AUC por un testigo, Jairo Castillo, conocido como Pitirri, quien está refugiado en Canadá.

Parapolítica 

La detención de Uribe Escobar se sumó al escándalo conocido como la "parapolítica" que se desató a finales del 2006 y por el que están siendo procesados 63 congresistas y ex congresistas, de los cuales 32 están presos.

Las AUC, que reunían a las cooperativas campesinas creadas hace mas de 20 años para combatir a las guerrillas izquierdistas, cometieron múltiples crímenes de lesa humanidad.

Esa organización celebró conversaciones de paz con el Gobierno del presidente Uribe del 2003 al 2006 y quedó casi disuelta tras desmovilizar a más de 31.000 combatientes.

La pasada semana, en una entrevista exclusiva con Público en Quito, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, relacionaba al presidente colombiano con los paramilitares.

Noticias Relacionadas