Martes, 22 de Abril de 2008

El hispanista Henry Kamen dice que pese a los cambios en España perviven mitos del pasado

EFE ·22/04/2008 - 18:27h

EFE - El hispanista Henry Kamen afirma que aunque España ha cambiado mucho, ciertas ideas "sobre la nefasta monarquía, la diabólica Inquisición, la muy católica patria siguen con fuerza".

El hispanista Henry Kamen defiende frente a sus críticos las tesis contenidas en el libro "Del Imperio a la Decadencia" y afirma que aunque mucho ha cambiado en España, ciertas ideas "sobre la nefasta monarquía, la diabólica Inquisición, la muy católica patria siguen con fuerza".

En una entrevista con EFE con motivo de la publicación en inglés de esa obra bajo el título "Imagining Spain" (Yale University Press), Kamen dice que si cita en ella al filósofo nacionalista Gustavo Bueno "no es porque sea significativo, que no lo es, sino porque expresa en citas breves una cierta tendencia ideológica".

Preguntado si esa impresión que trata de transmitir el libro de unos españoles anclados en el pasado es compatible con una España que ha dado a cineastas como Pedro Almodóvar o a presidentes del Gobierno que nombran a más mujeres ministros que hombres, Kamen dice alegrarse de que se haya elegido por fin a "una mujer, supongo que con mucha experiencia militar, para ministra de Defensa".

"No es ninguna novedad, relativiza el profesor británico, pues de hecho viene con bastante retraso ya que en su día Suecia, Noruega, Francia y Chile, entre muchos otros países, han tenido a mujeres al frente del Ministerio de Defensa".

"España ha cambiado muchísimo, dice, pero hay cosas que perduran. Todavía se enseñan en los colegios y se difunden en los periódicos ideas sobre el siglo XVI que son claramente falsas y tienen siempre una ideología detrás, sea de un lado o del otro".

"Las razones de esa supervivencia son complicadas, pero ¿por qué hay antisemitismo en España si no ha habido judíos desde el siglo XVI?", se pregunta.

Kamen niega, por otro lado, que intente en su libro minimizar la intervención de España en el mundo y dice que, como en su libro "Imperio", intenta explicar su papel dominante en la historia occidental durante el siglo XVI, "siguiendo siempre la evidencia histórica y sin caer en la arrogancia típica de la ideología tradicionalista de la época franquista".

Sobre los primeros jesuitas, de los que en el libro destaca que muchos eran extranjeros o pasaron la mayor parte de sus vidas en el extranjero, el hispanista recuerda que en otro de sus libros, "Los Desheredados" (Yale) ya subrayó la condición de "exiliados permanentes" de Ignacio de Loyola, Francisco de Borja y Diego Laínez".

Todos ellos eran españoles y primeros generales de la orden, pero no la crearon en España, sino en Italia, país desde el que se dirigían también sus actividades, argumenta.

En "Imagining Spain" se presenta al imperio español como una especie de empresa multinacional que contrata a mercenarios o se sirve de banqueros alemanes o genoveses y destaca el hecho de que los españoles se aliasen con unos indios para imponerse a otros, algo que hicieron por cierto también los británicos en la India.

"Todo eso es correcto, señala. (El historiador) Raymond Carr subrayó en una reseña de mi obra 'Imperio' la validez de mi argumento. El imperio británico en la India se creó gracias a las alianzas con las potencias del país", señala.

"El imperio español se creó de la misma manera. La idea de "conquista" tiene menos relevancia que la de colaboración: En "Imperio" demuestro cómo los venecianos financiaron las campañas del Gran Capitán, y el Inca indirectamente financió la ocupación en 1535 de Túnez", señala en alusión a la plata de América.

En su capítulo sobre la lengua castellana, Kamen se muestra crítico con su pretensión de derrotar al inglés como lengua universal gracias sólo al crecimiento demográfico.

"Las citas que hago en mi libro sobre la ideología del novelista mexicano Carlos Fuentes y otros de la misma opinión, que son un reflejo fiel de las ideas de Unamuno y de Menéndez Pidal no dejan duda sobre el carácter de la pretensión castellana", afirma.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad