Martes, 22 de Abril de 2008

El Consell propone un pacto a largo plazo entre PP-PSOE y exige el mismo trato que Cataluña

EFE ·22/04/2008 - 13:48h

EFE - El conseller de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda, José Ramón García Antón, en la imagen.

El Gobierno valenciano ha propuesto hoy que el PP y el PSOE alcancen un gran pacto de Estado sobre el agua, diseñado a largo plazo con "estudios rigurosos y previsiones sólidas" sobre las necesidades hídricas de todas las cuencas, y ha exigido al Gobierno respeto y el mismo trato que el dado a Cataluña.

Así lo ha explicado el conseller de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda, José Ramón García Antón, en su comparecencia en el pleno extraordinario que Les Corts celebran hoy para debatir la comunicación del Consell sobre la situación hídrica en la Comunitat Valenciana.

El Parlamento autonómico ha convocado este pleno a instancias del Consell tras la aprobación, por parte del Consejo de Ministros del pasado viernes, del Decreto Ley sobre medidas excepcionales y urgentes para garantizar el abastecimiento al área metropolitana de Barcelona con recursos procedentes del Ebro.

"Estamos totalmente dispuestos a dialogar con el nuevo Gobierno, pero exigimos respeto. Apoyamos la solución urgente que se va a dar al problema del abastecimiento a Barcelona, pero exigimos igualdad de trato. Si se dan esas condiciones y es posible retomar el rigor y abandonar los prejuicios y el sectarismo, podremos llegar a acuerdos muy beneficiosos para el futuro de la Comunitat", ha dicho.

"Queremos colaborar con el Gobierno en los temas de agua porque sabemos que es imprescindible para que nuestros problemas puedan tener una solución a largo plazo", ha insistido para tildar de "absolutamente urgente" que se avance hacia un pacto nacional sobre el agua.

Esa planificación debe estar "pensada a largo plazo, basada en estudios rigurosos y previsiones sólidas, que permita buscar y alcanzar acuerdos reales con todas las partes implicadas (comunidades autónomas, usuarios, técnicos y especialistas), y una política sobre la que el PSOE y el PP podamos llegar a alcanzar un pacto de estabilidad", ha explicado.

En caso contrario, el Consell seguirá "denunciando el caos" y exigiendo que se dé a la Comunitat aquello a lo que "tiene derecho, y ahora aún con más razón que nunca".

El conseller ha insistido en que obtener una parte del agua sobrante en el Ebro es "una medida imprescindible para garantizar la sostenibilidad del desarrollo, el medio ambiente, el mantenimiento de la agricultura, el turismo y la seguridad de los abastecimientos urbanos en la Comunitat Valenciana" y demás territorios que presentan déficit hídrico.

Sin embargo, García Antón ha señalado que ante el "empeño ridículo y absurdo" del Gobierno por no denominar el Decreto-Ley del pasado viernes como un trasvase "resulta patético" y el proyecto aprobado supone un agravio hacia la Comunitat Valenciana, Murcia y Almería, territorios que iban a recibir el trasvase del Ebro contemplado en el PHN que fue derogado en 2004.

Ha recordado que este plan ya preveía un trasvase del Bajo Ebro a las cuencas internas de Cataluña, así como prolongar el ya existente trasvase del Ebro a Tarragona hasta Barcelona.

Asimismo, ha criticado la sucesión de decisiones políticas tomadas por el Gobierno socialista durante la pasada legislatura para asegurarse el apoyo de los nacionalistas catalanes.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad