Martes, 22 de Abril de 2008

Solbes admite que las previsiones de crecimiento bajarán en torno al 2,4% del PIB

El Gobierno fijaba hasta ahora el aumento de la economía española en un 3,1% para 2008 y un 3% para 2009

PÚBLICO.ES ·22/04/2008 - 09:47h

 

El vicepresidente segundo, Pedro Solbes, dijo hoy que la revisión a la baja del crecimiento de la economía se hará "muy pronto" y consideró que las cifras del Banco de España, que prevé un aumento del PIB del 2,4% para 2008 y del 2,1% para 2009, son "una buena referencia".

Este anunció ya lo hizo ayer el secretario de Estado de Economía, David Vegara.

En el caso de que finalmente el Gobierno asuma estas cifras como previsión, supondría una revisión a la baja del crecimiento de la economía de siete décimas para este año y de nueve para el próximo, desde el 3,1% previsto para 2008 y el 3% para 2009.

En una entrevista en la SER, Solbes dijo que "están terminando los números" para fijar la nueva previsión y explicó que todos los analistas que hacen previsiones utilizan sistemas parecidos, que arrojan una media de crecimiento de la economía del 2,3% para 2008 y del 1,9% para 2009, aunque haya otros como el Fondo Monetario Internacional (FMI) que lo sitúen por debajo (1,9% y 1,7%).

Adaptación de la construcción

Explicó que la economía española está atravesando una desaceleración económica "en cierta medida prevista" tras trece años de crecimiento, consecuencia de la adaptación de la construcción y de la "excesiva" oferta y la demanda.

"Esto pasa cuando alguien se da un atracón de algo"

"Esto pasa cuando alguien se da un atracón de algo y luego tiene que pasar una temporada para digerirlo", indicó.

Esta situación se prolongará durante un par de años, auguró Solbes, quien recordó que ha coincidido con las turbulencias financieras que comenzaron en Estados Unidos el pasado verano y que, pese a que España tiene un sistema financiero sólido, "nos afectan", porque el hecho de que EEUU crezca menos incide en el crecimiento europeo y español.

Previsión más negativa 

Preguntado por la evolución del empleo, dijo que la previsión más negativa sitúa la tasa de paro en el 10% de la población activa, desde el 8,6% actual, lo que hará que haya gente con menos ingresos y más gastos, situación que afectara al superávit que "para eso está", aseveró.

Reiteró la necesidad de acometer cambios en el mercado laboral dentro del marco del diálogo social y defendió la moderación salarial, aunque precisó que "si una empresa es productiva no hay ningún problema" en subir salarios "porque va a seguir teniendo los mismos costes".

"Hasta ahora, la evolución de los salarios ha sido enormemente correcta y hemos evitado los efectos de segunda ronda" de la subida del petróleo, precisó.

Publicación de las balanzas 

Sobre las próxima publicación de las balanzas fiscales advirtió de que estas no reflejan la necesidad de financiación de una comunidad y la conveniencia de dotarla de más recursos, sino que "se trata de un flujo financiero para saber quien contribuye más con respecto a lo que recibe y quien menos". 

También se refirió a la necesidad de elaborar un nuevo modelo de financiación autonómica y confió en poder tener las grandes líneas antes del verano.

Posiciones cercanas 

Además, Solbes aseguró que "hoy en día" sus posiciones y las del actual ministro de Industria, Turismo, Miguel Sebastián, "están muchísimo más próximas".

Solbes aseguró que en el ámbito económico no discrepan en "demasiadas cosas" y que lo que les ha separado ha sido la visión "más conceptual" de la reforma fiscal que tenía Sebastián.

Las posiciones de Solbes y Sebastián "están muchísimo más próximas"
 

Para Solbes en la reforma fiscal hay elementos que sólo tienen sentido en la teoría pero no en la práctica y aseguró que él "como corredor de fondo", pretende "ser pragmático".

"Hemos tenido -Sebastián y Solbes- una visión diferenciada del sector energético" pero hoy nuestras posiciones están muchísimo más próximas", dijo el vicepresidente quien añadió que "cuando en un debate dos discuten con buena voluntad, al final uno cede y otro convence".

Solbes aseguró que el hecho de "ser el jefe" sólo implica que al final "alguien tiene que tomar la decisión" pero aseguró que eso también implica oír la opinión de los demás y tomar en consideración los argumentos que son válidos.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad