Lunes, 21 de Abril de 2008

Papademos dice que las turbulencias en los mercados van a continuar y que su efecto en la economía real puede ser mayor.

EFE ·21/04/2008 - 22:16h

EFE - El vicepresidente del Banco Central Europeo, el griego Lucas Papademos ha advertido de que las turbulencias en los mercados van a continuar y que su efecto en la economía real puede ser mayor.

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Lucas Papademos, dijo hoy que las turbulencias en los mercados financieros globales van a continuar todavía "algún tiempo" y advirtió de que su efecto en la economía real puede ser aún mayor.

En una comparecencia ante el Parlamento Europeo, Papademos también mostró preocupación por el repunte inflacionista y dejó claro que, en este contexto, el BCE va a mantener su actual enfoque de política monetaria, lo que equivale a descartar rebajas de los tipos de interés.

Respecto a la crisis en los mercados, el vicepresidente del BCE reconoció que el panorama para la estabilidad financiera en la eurozona continúa caracterizado "por una incertidumbre considerable" y recalcó que todavía no conocemos con precisión la magnitud de las pérdidas ni su distribución entre las entidades.

El banquero griego recalcó que, a la vista de la debilidad que está mostrando el mercado inmobiliario estadounidense -origen de la crisis, por el problema con las hipotecas "subprime"-, "no pueden excluirse nuevas tensiones" en los mercados de créditos estructurados.

Vaticinó que el proceso de "ajuste" que viven los mercados financieros se prolongará todavía "algún tiempo", por lo que, apuntó, su repercusión en la economía real podría tener "mayor alcance".

En consecuencia, advirtió Papademos, la capacidad de absorción del sistema financiero de la eurozona puede ser puesta a prueba en mayor medida que hasta la fecha.

En cuanto a los precios, hizo hincapié en la persistencia de presiones al alza, que podrían mantener la inflación en una tasa elevada en el medio plazo.

Subrayó que, con esa perspectiva y en un escenario de crecimiento moderado, aumentan los riesgos de que se produzcan efectos de "segunda ronda" en otros precios y en los salarios.

La inflación interanual en la eurozona rebasó en marzo pasado un nuevo récord, al llegar al 3,6 por ciento, lejos del objetivo del 2 por ciento que marca el BCE.

En esta situación, Papademos aseguró que el consejo de gobierno del BCE está convencido de que su actual enfoque de política monetaria sigue siendo el más adecuado para lograr a medio plazo el objetivo de estabilidad de precios.

La institución con sede en Fráncfort mantiene inalterados los tipos de interés desde junio del año pasado, cuando los elevó al 4 por ciento.

La persistencia de las turbulencias financieras y su efecto en la economía real han obligado al BCE a renunciar a subidas adicionales con las que frenar la escalada de los precios. EFE