Lunes, 21 de Abril de 2008

La "excesiva" velocidad del todoterreno provocó el accidente de Benalmádena

Doce de los heridos han regresado ya a Finlandia mientras se ha iniciado el reconocimiento de los nueve fallecidos

EURO PRESS ·21/04/2008 - 17:34h

EFE - Los servicios de emergencia trabajan en el lugar del accidente de autobús ocurrido en Benalmádena.

Doce heridos en el accidente ocurrido en Benalmádena, en el que fallecieron nueve personas, han partido esta tarde del aeropuerto de Málaga de regreso a Finlandia, mientras que el primer informe apunta a que el todoterreno que colisionó con el autobús circulaba a una velocidad "excesiva".

Diez de estas doce personas pertenecían al grupo de heridos que fueron dados de alta en las primeras horas después del siniestro, mientras que otros dos accidentados -una mujer de alrededor de 65 años y un hombre de unos 50- fueron trasladados desde el Hospital Clínico tras recibir el alta, según han señalado a Efe fuentes de Cruz Roja.

Entre los pasajeros que han embarcado rumbo a Helsinki se encontraba también un niño de catorce meses que resultó herido en el accidente del pasado sábado, que fue dado de alta esa misma noche, según las fuentes. En el avión viajaban también una decena de familiares, cuatro psicólogas de Cruz Roja Finlandia y un médico de ese país, según han apuntado a Efe fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores finlandés.

El conductor del todoterreno, arrestado en el hospital 

Según el informe provisional de la Guardia Civil de Tráfico, el todoterreno que colisionó con el autobús antes de que éste volcara circulaba a una velocidad "excesiva" e "inadecuada" para las condiciones de la vía. Fuentes de la investigación han informado hoy a Efe de que ésa es la causa que señala el dictamen sobre este siniestro, que se produjo el pasado sábado, una jornada lluviosa.

La causa del accidente, exceso de velocidad 

El conductor del todoterreno, cuyo nombre corresponde a las iniciales J.G.R., de 27 años y domiciliado en Málaga capital, permanece bajo arresto de la Guardia Civil, ingresado en un hospital, pero no está herido de gravedad. Las pruebas practicadas tras el siniestro reflejaban que duplicaba la tasa de alcoholemia permitida, según la Delegación del Gobierno en Andalucía. Por su parte, agentes de la Policía Científica de Finlandia comenzaron hoy a trabajar en el reconocimiento de los nueve fallecidos siguiendo el sistema de ese país, que no lleva a cabo la identificación por medio de las huellas dactilares.

Desde Finlandia se han aportado pruebas dentales y fotografías, lo que, junto a las declaraciones de familiares, ha permitido identificar a ocho de los fallecidos, una tarea que es difícil en uno de los casos por el grado de desfiguración que presenta, por lo que habrá que esperar a las pruebas de ADN. Cuanto estén listas las identificaciones, el informe del forense se remitirá al juez, que es quien tiene que autorizar la repatriación.

Medidas de cooperación entre los gobiernos 

Un representante del Ministerio español de Asuntos Exteriores y el ministro consejero de la Embajada de Finlandia en España y embajador en funciones, Hannu Ripatti, acordado hoy varias medidas con vistas a la cooperación y el intercambio de información entre ambas partes.

Los heridos en el accidente son todos de nacionalidad finlandesa, salvo los conductores del autobús y del todoterreno que presuntamente causó el accidente, ambos españoles y también ingresados en centros hospitalarios. El chófer del autobús permanece internado en el Hospital Carlos Haya de Málaga y las autoridades lo visitaron ayer, lo tranquilizaron por su preocupación por lo ocurrido y le hicieron saber que él no había tenido la culpa.

Noticias Relacionadas