Lunes, 21 de Abril de 2008

La UPC desarrolla un sistema que avisa a conductores de un adelantamiento seguro

EFE ·21/04/2008 - 15:08h

EFE - Imagen de un accidente por una maniobra de adelantamiento incorecta.

La Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) ha desarrollado un sistema que informa en tiempo real a los conductores de camiones y autocares de la distancia que hay entre sus vehículos y los que circulan detrás, ayudándoles así a realizar adelantamientos y cambios de carril más seguros.

Este dispositivo pretende ser un "asistente inteligente" para los camioneros y conductores de autobuses o autocares, teniendo en cuenta que en los vehículos industriales las maniobras de adelantamiento siempre resultan más complejas, ya que el chófer, además de ángulos muertos, tiene una percepción muy lejana de la parte posterior del automóvil a través de los retrovisores.

Así, en una maniobra de adelantamiento, lo que hace este sistema es avisar al conductor de la separación que hay entre su vehículo y los que circulan por detrás en el carril contiguo al que se ha de incorporar, así como de la distancia que le separa del coche al que está avanzando.

Cuando la distancia es segura para efectuar los cambios de carril pertinentes, el dispositivo avisa al conductor, mediante señales acústicas y visuales, de que puede proceder a realizar la maniobra de manera segura.

El objetivo de este sistema, según ha explicado hoy David Gallegos, responsable de Proyectos de la Cátedra Applus+ en Seguridad del Automóvil de la UPC, es evitar posibles colisiones o maniobras bruscas de estos vehículos, que por su masa y dimensiones tienen mayores posibilidades de salirse de la vía y sufrir accidentes.

El nuevo dispositivo, denominado ACOL, consta de cuatro sensores de ultrasonidos, dos instalados a cada lado de la parte posterior del vehículo, y de una centralita con un microprocesador y un indicador visual y acústico instalados en el cuadro de mandos del vehículo.

Éste sólo se activa cuando el conductor acciona el intermitente, de manera que solamente informa de la distancia con los vehículos que circulan detrás de él cuando se quiere realizar un adelantamiento.

David Gallegos ha asegurado que este novedoso sistema reduce hasta en un quince por ciento el tiempo y el espacio que se dedica actualmente a estas operaciones y que podría disminuir en un diez por ciento el número total de accidentes en los que se ven implicados los vehículos pesados.

"El dispositivo reduce en unos quince segundos el tiempo para hacer el adelantamiento, lo que supone una reducción de entre 45 y 200 metros, dependiendo de la velocidad", según ha indicado el responsable del dispositivo, que cuesta unos 150 euros, instalación incluida.

Gallegos ha subrayado que este sistema no pretende ser, en ningún caso, un sustituto de los retrovisores, sino que su misión es proporcionar una información añadida al conductor para contribuir a una conducción más segura.

Su desarrollo viene motivado por el alto índice de siniestralidad de los vehículos pesados, que, a diferencia de los turismos, no ha experimentado un descenso significativo en los últimos años.