Domingo, 20 de Abril de 2008

Mueren seis personas por un incendio en el domicilio de una familia en Écija (Sevilla)

EFE ·20/04/2008 - 11:31h

EFE - Una cincuentena de vecinos apedrearon un camión de bomberos tras el incendio de una casa de Écija (Sevilla) en la que han muerto seis personas, indignados por la tardanza con la que, a su juicio, actuaron los servicios de extinción de incendios.

Seis miembros de una misma familia -el matrimonio, tres hijos y el novio de una de las hijas- han muerto hoy en el incendio de su vivienda en Écija (Sevilla), tras el que se han vivido momentos de tensión que culminaron con la agresión de los vecinos a un camión de bomberos.

Los fallecidos son Antonio Romero Valverde, de 58 años; su esposa Dolores Priego, de 55, sus hijos Jesús, de 25 años, José María, de 16, y María del Carmen, de 18 -que estaba embarazada- y su novio Ángel Arbola López, natural de Lora del Río y cuya edad no ha sido facilitada.

Según ha informado el alcalde de Écija, Juan Wic (PSOE), el incendio fue al parecer causado por un brasero que se dejaron encendido y fue a las 7.35 horas cuando se produjo el aviso a los bomberos, que llegaron a la casa de la calle Haya, en el barrio de Las Moreras, cinco minutos después.

No obstante, algunos vecinos han asegurado a los periodistas, con evidente malestar, que esta versión es falsa y que los bomberos tardaron en llegar, según los testimonios, entre media hora y tres cuartos de hora, algo negado en una rueda de prensa por el alcalde, quien insistió en que consta el registro de la llamada de aviso y que tardaron cinco minutos en llegar con los medios suficientes para apagar el fuego.

Este malestar se hizo evidente cuando medio centenar de vecinos arremetieron contra el camión de bomberos que había participado en la extinción del incendio, al que apedrearon, lanzaron botellas e incluso un individuo golpeó con su propia cabeza.

El camión, que resultó con una luna rota, al salir marcha atrás del lugar golpeó a varios vehículos que estaban estacionados.

El brote de violencia se produjo cuando los seis cadáveres, poco después de las 12.15 horas, eran sacados de la casa e introducidos en coches fúnebres, después de que agentes de la policía científica efectuaran su labor en la vivienda y el juez ordenara su levantamiento.

En esos momentos, casi mil vecinos se concentraban frente a la casa de dos plantas donde vivía el matrimonio y tres de sus hijos, ya que otros dos, mayores de edad, no vivían con ellos.

Un portavoz municipal señaló que los seis cuerpos, que se hallaban en la planta superior, estaban completamente carbonizados, y que las llamas se originaron en la primera planta, probablemente por un brasero que estaba encendido.

El alcalde de Écija, que ha informado de que uno de los bomberos que actuaron en el incendio fue trasladado al hospital con quemaduras leves y un ataque de ansiedad, ha lamentado los incidentes, aunque ha dicho que "hay que entender la tensión" de los vecinos y de los familiares, a cuya disposición ha puesto un grupo de psicólogos.

La autopsia que se haga a los cadáveres, que se encuentran en el Instituto Anatómico Forense de Sevilla, determinará si las seis personas murieron por inhalación de humo, mientras el Ayuntamiento ha decretado tres días de luto oficial.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha enviado un telegrama al alcalde de Écija en el que le transmite sus condolencias por el fallecimiento de seis personas en el incendio de su casa.

Por su parte, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se ha puesto en contacto con el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, a quien ha mostrado sus condolencias y ante quien se ha interesado por lo sucedido.

La muerte de estas seis personas eleva a treinta y siete el número de víctimas mortales como consecuencia de los incendios registrados en domicilios en España en lo que va de año.