Domingo, 20 de Abril de 2008

El Papa reza en Nueva York

Benedicto XVI pide que la paz llegue "a nuestro mundo de violencia, al corazón de todos los hombres y mujeres y entre las naciones de la Tierra"

EFE ·20/04/2008 - 16:28h

El Papa, en la 'zona cero'. REUTERS 

El papa Benedicto XVI ha visitado la "zona cero" en Nueva York, donde se desplomaron las Torres Gemelas tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Allí ha rezado para que la paz llegue a un "mundo violento".

Después, por la tarde, el Papa se ha dirigido al Bronx para oficiar una ceremonia en el estadio de los Yankees, ante miles de espectadores.

En el estadio de béisbol, rodeado de una escenografía espectacular, al más puro estilo de Hollywood, con los colores del Vaticano, el Papa volvió a recibir el calor de los católicos, entre ellos muchos hispanos que hicieron oír sus coros en español. 

Un cariño que quedó plasmado cuando tras la ceremonia el Papa desfiló entre aplausos por una pasarela bajo las notas del Himno a la Alegría de Beethoven y con gritos de "Te queremos". 

La misa fue un claro ejemplo del "bilingüismo", español e inglés, que se vive en muchas ciudades de Estados Unidos, pero también en el seno de la Iglesia católica de este país. 

Ni una palabra 

En la Zona Cero, el Papa no pronunció ningún discurso, sólo se arrodillo y rezó en silencio, y después dijo una plegaria en la que pidió que la paz llegue "a nuestro mundo de violencia, al corazón de todos los hombres y mujeres y entre las naciones de la Tierra".

 

En el lugar donde terroristas islámicos hicieron impactar dos aviones contra las Torres Gemelas, rezó además para que retomen la "senda del amor, aquellos cuyas mentes y corazones están nublados por el odio".

"Míranos, gente de diferentes creencias y tradiciones reunidos hoy en este lugar, escenario de violencia y dolor increíbles", exclamó el Papa en la "zona cero".

Muertes heroicas 

En su plegaria recordó a todas las víctimas de las Torres Gemelas, así como de los atentados contra el Pentágono y del avión que se estrelló en Shanskville, en Pensylvania, y a sus familiares.

Además, evocó a "los que murieron heroicamente" como los bomberos, policías, servicio de emergencia y las autoridades del puerto, "simplemente porque acudieron a cumplir con su deber el 11 de septiembre de 2001".

"Abrumados por la magnitud de esta tragedia, buscamos tu luz y tu guía, cuando nos enfrentamos con hechos tan terribles como éste", agregó.

"Confórtanos y consuélanos, fortalécenos en la esperanza y danos sabiduría y el coraje para trabajar incansablemente por un mundo en el que la verdadera paz y el amor reinen entre las naciones y en los corazones de todos", concluyó.

Durante el acto, Benedicto XVI encendió una vela por las víctimas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad