Sábado, 19 de Abril de 2008

Chaves ofrece ante Montilla «solidaridad de ida y vuelta»

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·19/04/2008 - 20:56h

Exultante, visiblemente agradecido por el agasajo que le fue brindado este sábado, Manuel Chaves, de 62 años, tomó posesión por sexta vez como presidente de la Junta de Andalucía en un acto cuya puesta en escena, palabras y gestos fueron los propios de un homenaje político e institucional. El presidente andaluz, en un discurso que escucharon in situ seis miembros del Gobierno y los presidentes regionales de Baleares, Francesc Antich, y Catalunya, José Montilla, ofreció “solidaridad de ida y vuelta” entre las comunidades y llamó a “fortalecer la cohesión de este proyecto asentado en la pluralidad y diversidad”.

El ofrecimiento se produce cuando la financiación autonómica y la guerra del agua están abriendo ciertas fisuras entre comunidades. El PSOE ha tenido que esforzarse por fijar una posición común de todos sus gobiernos regionales sobre el agua. Tampoco es un secreto que Chaves y Montilla defienden modelos diferentes de financiación autonómica, con las balanzas fiscales como principal objeto de controversia, por lo que la presencia del president (que intercambió un breve saludo con Magdalena Álvarez) había levantado una notable expectación.

Chaves, no obstante, evitó las alusiones directas a los asuntos polémicos en un discurso en el que, quizás contagiado por el ambiente de euforia reinante, a punto estuvo de llorar de emoción al agradecer a su familia su apoyo prestado durante los 18 años que lleva en el Gobierno autonómico.

Exhibición de influencia

La toma de posesión, con la presencia de seis miembros del Gobierno, también ofrece una lectura como exhibición de poderío del PSOE andaluz. A las andaluzas Bibiana Aído (Igualdad) y Magdalena Álvarez (Fomento), se sumaron Alfredo Pérez Rubalcaba, diputado por Cádiz (Interior), Miguel Ángel Moratinos, diputado por Córdoba (Exteriores), Bernat Soria (Sanidad), que desarrollaba su labor investigadora en Andalucía antes de su llegada al ministerio, y la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega.

La presencia de los ministros y de Montilla fue valorada por Chaves “no sólo como un gesto de respaldo institucional, sino como una muestra de compromiso con las aspiraciones de los andaluces”.

Fuensanta Coves, presidenta del Parlamento, fue aún más allá al subrayar que son cinco los ministros que “pueden alardear de ser andaluces, o de estar ligados a Andalucía”. Ellos respondieron ante la prensa con elogios al presidente. La más enérgica fue De la Vega, que situó a Andalucía “a la vanguardia de las políticas de progreso”.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad