Sábado, 19 de Abril de 2008

Un conductor bebido causa nueve muertos en Málaga

Un adelantamiento irregular a gran velocidad provoca el vuelco de un autobús de finlandeses. El presunto causante del siniestro se encuentra detenido.

ÁLVARO LÓPEZ MILLÁN ·19/04/2008 - 20:33h


Los bomberos trabajan en el lugar del siniestro. EFE 

Nueve personas fallecieron ayer y otras 19 resultaron heridas al volcar un autobús de turistas finlandeses en Málaga. El accidente tuvo lugar como consecuencia de un adelantamiento antirreglamentario de un vehículo cuyo conductor tenía una tasa de alcohol en sangre de 0,5 miligramos por litro de aire espirado, el doble de lo permitido. Entre los fallecidos hay una niña de siete años.

Todos los pasajeros del autobús, en el que viajaban 46 personas que iban en dirección al aeropuerto de Málaga, son de nacionalidad finlandesa. El subdelegado del Gobierno, Hilario López, afirmó sobre el terreno que “no corre peligro la vida de ninguno de los heridos” de diversa consideración que dejó el siniestro. Un total de 21 ocupantes del autocar resultaron ilesos o heridos de carácter muy leve. El conductor del otro vehículo fue detenido por la Guardia Civil. La jefa provincial de Tráfico, Trinidad Hernández, señaló que el titular del coche es un vecino de Málaga de 28 años, pero no confirmó si era el que conducía en ese momento.

El presunto causante del siniestro se encuentra detenido

El accidente se produjo en la autovía A-7, en la variante de Benalmádena a la altura del punto kilométrico 224 en sentido Málaga, sobre las 19.30 horas, según la Dirección General de Tráfico (DGT). Fuentes de la DGT informaron a Efe de que el accidente se había producido como consecuencia de un adelantamiento antirreglamentario efectuado por un conductor que superaba en el doble la tasa de alcohol permitida, versión corroborada por la Subdelegación.

En una zona con tres carriles para el mismo sentido, el autobús circulaba por la derecha, según el subdelegado del Gobierno. Un todoterreno KIA Sport 6 negro intentó adelantarlo, antirreglamentariamente, según la versión ofrecida por la Dirección General de Tráfico a Efe. Después hubo un impacto de la parte frontal del todoterreno, que circulaba a gran velocidad, con el quitamiedos, y se salió de la carretera hacia la cuneta derecha unos cuatro metros. El autobús se cruzó y patinó 40 metros, destrozando el quitamiedos de la mediana y causando ahí los muertos y los heridos.

El conductor, ileso

El todoterreno, cuyo conductor salió “prácticamente ileso”, en palabras del subdelegado del Gobierno en Málaga, sufrió graves daños en la parte delantera, pero no vio afectada sustancialmente su estructura. El conductor, presunto causante del accidente, se encuentra detenido, informó el subdelegado.


El accidente se produjo alrededor de las 19.30 horas de ayer. Era una tarde muy lluviosa. Hasta el lugar de los hechos se desplazaron de inmediato operativos de Guardia Civil, del servicio de Emergencias Sanitarias 061, de la Policía Local y de los bomberos de Benalmádena y Torremolinos, además de efectivos de la Cruz Roja y Protección Civil.

Allí se improvisó un hospital de campaña. Después los heridos fueron trasladados a hospitales de la provincia. Entre ellos hay un niño, ingresado en el Materno Infantil de Málaga. Otros cuatro heridos fueron conducidos al Carlos Haya, dos al Costa del Sol de Marbella, seis al Clínico Universitario y el resto al Hospital Civil. Los leves fueron evacuados en autobús a centros de salud de Benalmádena y de Torremolinos.

Panorama dantesco

El accidente dejó un panorama dantesco. Había multitud de restos humanos repartidos por la calzada. “Horroroso”, acertó a decir Baltasar Alcántara, una de las primeras personas que llegó al lugar de los hechos, aún conmocionado. “Una escena totalmente macabra, horrible”. Las descripciones se orientaban todas en el mismo sentido, abundando en adjetivos sonoros. Varios habían visto una cabeza humana tirada en la calzada. Es el accidente más grave ocurrido en España desde noviembre de 2001.

“Horrible”, resumió un testigo. Había restos humanos por toda la calzada

Las familias de los fallecidos mantuvieron contacto telefónico permanente con la embajada de Finlandia en Madrid. Sus portavoces aseguraron que se trataba de un grupo de jóvenes turistas que tenían previsto volver ayer a su país tras una estancia en la Costa del Sol. De hecho, el autobús los llevaba en dirección al aeropuerto de Málaga. Llevaban dos semanas de vacaciones. Viajaban con el mayorista TUI España.

Los diplomáticos fineses no confirmaron si las familias de los fallecidos tenían previsto viajar hoy o en los próximos días a España. Desde Emergencias 112 Andalucía informaron de que se ha habilitado el número de teléfono 955041861 para información de familiares y afectados en el accidente.

La carretera fue cortada al tráfico cuando se produjo el accidente y al cierre de esta edición seguía cerrada. Hay habilitados dos desvíos, uno por Benalmádena-Pueblo, en el punto kilométrico 216, y otro en Arroyo de la Miel, en el kilómetro 222. Además, en Fuengirola se informa en los paneles avisando de que circulen por la N-340.

955041861: teléfono de atención a los familiares habilitado por el servicio 112

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad