Sábado, 19 de Abril de 2008

¿Televisión de pago o seguro médico?

Las pólizas de salud han crecido a un ritmo cercano al 10% anual en los últimos cinco años

VIRGINIA ZAFRA ·19/04/2008 - 20:26h

No llegamos a fin de mes. La cesta de la compra y la cuota de la hipoteca han subido tanto que tenemos que reducir costes por otro lado. ¿Por dónde cortamos?

Esa conversación se escucha cada vez más en las familias españolas y en muchas ocasiones la respuesta es otra pregunta: ¿renunciamos a la televisión de pago o al seguro médico? El mero hecho de plantear esa duda -ambos servicios tienen un coste medio de 500 euros al año- demuestra que en algunos casos el ocio prima sobre la salud, por mucho que siempre se haga gala de que ésta es lo más importante. Pero también refleja que el seguro médico es el más prescindible de todos, por la existencia de la Seguridad Social.

Si esto es así, inmediatamente surge una nueva duda: ¿se enfrenta el seguro de salud a serios problemas con el cambio de ciclo económico? Los expertos creen que no y aseguran que, de momento, no se ha notado nada, mientras que en otros ramos, como el del automóvil, ya se sufren los efectos de la desaceleración.

El presidente de la Comisión de Salud de la patronal Unespa y secretario general de Adeslas, Teótimo Sáenz, cree que el sector salvará sin problemas la crisis, simplemente por el hecho de que "la gente está cada vez más preocupada por la salud". Pero hay más: el 30% del negocio de las aseguradoras de salud procede del negocio con los funcionarios, que no es previsible que varíe; las empresas cada vez contratan más seguros de salud para sus empleados como incentivo y no van a cancelar estos contratos, y los hogares son cada vez más reacios a abandonar la sanidad privada porque la pública está saturada, según explican fuentes del sector.

Confianza, pero...

 

Los ejecutivos del segmento de salud tienen confianza en esos factores, pero también reconocen que su capacidad para vender nuevos seguros decaerá en esta nueva coyuntura y admiten que, si la desaceleración es muy pronunciada, muchos hogares y empresas no tendrán más remedio que renunciar a estas pólizas.

El 30% del negocio de las aseguradoras de salud procede del negocio con los funcionarios

Pero, además, el sector se enfrenta actualmente a una dificultad añadida: sus costes médicos se están incrementando exponencialmente y no se pueden trasladar en igual medida a los precios de las pólizas, y menos en la situación actual. El consejero delegado de Sanitas, Pablo Juantegui, explica que los médicos son cada vez más caros porque no hay suficientes en España y para contratarlos hay que "robarlos a la compañía de al lado a golpe de talonario". Además, las nuevas tecnologías necesarias para hacer los diagnósticos son mucho más caras y hay más enfermedades crónicas y, por lo tanto, más costosas -tratar a un enfermo de cáncer cuesta de media 30.000 euros al año-.

Ante esta realidad, las compañías centran su estrategia en dar más servicios a los clientes, en comercializar pólizas más a su medida, para que sólo paguen por lo que precisan, y en hacer programas de prevención para que los usuarios enfermen menos. Sanitas está elaborando incluso un plan
individualizado para cada asegurado con el fin de que en el futuro cada uno de sus clientes tenga el suyo propio y si lo cumple pueda rebajar el precio de su póliza.

Ahora hay un centenar de compañías que operan en seguros de salud en España

Como en todos los sectores, las peores circunstancias pueden ser también una oportunidad para los mejores. Así lo reconoce el directivo de Sanitas, para quien "no es malo limpiar un poco el mercado". Ahora hay un centenar de compañías que operan en seguros de salud en España, aunque el negocio está muy concentrado en las diez primeras, que acaparan el 78% del total. Con la desaceleración y con las normas de solvencia cada vez más exigentes podría producirse una concentración en los próximos años.

Nuevos actores

 

Pero al tiempo que algunos se unan, llegarán otros nuevos actores al mercado atraídos por el crecimiento sostenido que ha tenido el sector en los últimos años y buscando compensar el freno que vivirán otros seguros. Juantegui cree que es una decisión errónea y una forma "simplista" de ver el negocio, porque para dar un buen servicio hay que estar muy especializado, y estas empresas no lo están y acaban dando un servicio "bastante pequeño y bastante malo".

Lo que ocurra con este sector afectará a todos los españoles, tanto para bien como para mal. Teótimo Sáenz, secretario general de Adeslas, la compañía líder del ramo, señala que cuanta más gente acuda a la sanidad privada, menos gastos y saturación tendrá la Seguridad Social.
Pero aun así, volverá a plantearse la pregunta: ¿quitamos la televisión de pago o el seguro médico?