Sábado, 19 de Abril de 2008

Persiste el caos por el humo en Argentina en medio de la lucha contra los incendios

EFE ·19/04/2008 - 18:41h

EFE - Además, las guardias de los hospitales porteños mantienen la "alerta amarilla", que obliga a todo el personal de los centros de salud a estar a disposición, debido al incremento de consultas por irritaciones oculares, de garganta y problemas bronquiales, entre otros, señalaron fuentes oficiales.

La densa humareda provocada por la quema de pastos, que desde hace varios días afecta a Buenos Aires y sus alrededores, volvió a causar hoy un caos en los servicios de transporte y amenaza con prolongarse.

Sin embargo, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, aseguró hoy que "se han podido contener" algunos focos de incendios gracias a "un gran despliegue de la Prefectura, Gendarmería, los bomberos y el Ejército", aunque no precisó si esta medida permitirá disminuir la presencia de humo en la ciudad.

"Hoy amaneció con mejores perspectivas. Hay menos densidad de humo en algunas zonas. Esperemos que el cambio de meteorología más las acciones que se están llevando adelante puedan revertir esta situación", sostuvo Scioli, en declaraciones radiales, al referirse a la masa de humo que se extiende a las provincias de Entre Ríos y Santa Fe, y que afecta a más de 15 millones de personas.

La masa de humo causó la cancelación de varios vuelos y pospuso la salida de numerosos autobuses, mientras que algunas carreteras permanecen parcialmente bloqueadas.

Además, las guardias de los hospitales porteños mantienen la "alerta amarilla", que obliga a todo el personal de los centros de salud a estar a disposición, debido al incremento de consultas por irritaciones oculares, de garganta y problemas bronquiales, entre otros, señalaron fuentes oficiales.

Incluso, se agotaron los barboquejos y las gotas para los ojos que comercializan las farmacias de la capital argentina, indicaron fuentes del sector.

Los aviones que deben aterrizar en el Aeroparque porteño eran derivados al Aeropuerto Internacional de la ciudad bonaerense de Ezeiza, que solo operaba hoy para la llegada de aeronaves, en tanto que algunos vuelos fueron cancelados y otros continúan demorados.

Una de las líneas del metro fue suspendida y varias salidas de autobuses de la principal terminal de Buenos Aires permanecen canceladas debido a la escasa visibilidad, que la mañana de este sábado se extendía a unos 300 metros en los mejores casos, según datos del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Se trata de los autobuses que tienen previsto transitar por las carreteras las rutas 9, 12 y 14, las cuales permanecen parcialmente bloqueadas por la poca visibilidad.

El Gobierno argentino declaró este viernes la emergencia vial en autovías próximas a Buenos Aires, afectadas por la masa de humo ocasionada por la quema de pastos iniciada hace días, la cual afecta a unas 70.000 hectáreas del delta del río Paraná, con unos 500 focos activos.

"Acá hubo muertos y familias destrozadas, no es una quema de pastizales en un potrero. Hay una negligencia terrible y esto no puede quedar así", advirtió Scioli, en alusión a los accidentes fatales registrados en las rutas durante los últimos días.

La madrugada de hoy murieron cuatro personas y otras resultaron heridas al chocar un camión con un ómnibus y otro pequeño autobús en la localidad bonaerense de Saladillo, aunque la Policía Vial informó que al momento del accidente no había problemas por el humo.

El SMN emitió hoy un alerta por reducción de visibilidad en Buenos Aires y Entre Ríos y anticipó que en los próximos días "los vientos se mantendrán del sector norte", por lo que "el humo persistirá sobre el área de cobertura" si "es que continúan activos los focos de incendio".

Especialistas consultados por la prensa local aseguran que el humo provoca "la contaminación más grave de la historia" en Buenos Aires y sus alrededores, al punto que se registraron lluvias de ceniza en las localidades bonaerenses de Ezeiza y Pilar.

El director general de Control de la Agencia porteña de Protección Ambiental, Juan Carlos Pigñer, aseguró que es "la mayor contaminación del aire de Buenos Aires", si se tienen en cuenta los registros históricos.

"El ser humano esto no lo puede apagar. Solo nos puede ayudar la naturaleza", reconoció la secretaria de Ambiente de la Nación, Romina Picolotti.

Por su parte, el Ejecutivo presentó ayer ante la Fiscalía una denuncia penal contra los propietarios y arrendatarios de los terrenos donde se queman los pastos que han originado el humo.